Cosas qué hacer en París en diciembre

Paris es notablemente más tranquilo en invierno, cuando la mayoría de los turistas optan por permanecer lejos del frío y del clima lluvioso. Sin embargo, los viajeros deben tomar en cuenta París en diciembre, cuando la ciudad se ilumina con decoraciones navideñas. La ciudad se despierta con los mercados navideños que venden regalos únicos, las pistas de patinaje sobre hielo (una de ellas en la Torre Eiffel), y los escaparates de colores diseñados por decoradores franceses. El romance de la ciudad se pone en marcha con estas adiciones festivas, y las atracciones que generalmente están llenas de gente, como el Louvre y la catedral de Notre Dame, se encuentran notablemente vacías. Ponte tus zapatos para caminar y ropa abrigada para experimentar una brillante y activa travesía a pie por París.

Lugares famosos en interiores

Si te encuentras en París en diciembre, escabúllete del frío húmedo para visitar algunos lugares bajo techo. Los más populares, y que vale la pena ver, son el masivo Museo del Louvre (louvre.fr/en); la impresionante Catedral gótica de Notre Dame (notredamedeparis.fr/-English-); la Basílica del Sagrado Corazón en Montmartre (sacre-coeur-montmartre.com), muy por encima de la ciudad; y el Museo de Orsay (musee-orsay.fr/en/), con la mayor colección de arte impresionista y post-impresionista del mundo; y los misteriosos pasajes subterráneos de las Catacumbas de París (catacombes-de-paris.fr/english.htm). En esta época del año los museos están montando nuevas colecciones y tienen considerablemente menos gente.

Pistas de patinaje sobre hielo y rueda de la fortuna

Varias pistas de patinaje sobre hielo abren en invierno, pero los tres mejores están ubicadas la primera en la Place de l'Hôtel de Ville, con sus vistas a los edificios históricos de los alrededores; la segunda en la primera plataforma de la torre Eiffel; y la tercera en la Plaza del Trocadero, con la Torre Eiffel como telón de fondo. Por la noche, disfruta de las luces que se ven por encima de la avenida de los Campos Elíseos en la Noria de París (rouedeparis.com), una rueda de la fortuna instalada en los jardines de Las Tullerías, en la Plaza de la Concordia. A bordo, los árboles de Navidad, las guirnaldas y las luces de la avenida, abajo, resultan encantadores.

Mercados navideños

En diciembre, París se llena de mercados que venden queso, vino, pan de jengibre, foie gras, chocolate, joyas, prendas de vestir, regalos únicos y recuerdos, en cabinas de madera creadas sólo para los días de fiesta y engalanadas con luces navideñas. Muchos también venden adornos navideños hechos a mano, bufandas y artículos para el hogar. Cada barrio tiene su propio mercado, pero los más grandes y mejores están en la estación Gare de l'Est, en la torre Montparnasse, en la Plaza de Italia, y a lo largo de la avenida de los Campos Elíseos.

Comida local

El invierno es una de las mejores épocas para comer en París. No sólo las ostras de Francia están en su momento en diciembre, sino que muchos restaurantes alrededor de la ciudad también sirven carnes de caza, como pato y carne de venado. A partir de finales de noviembre, el tan esperado Beaujolais Nouveau, un vino afrutado del norte de Francia, está disponible en toda la ciudad y en los mercados navideños. Alrededor de la ciudad, comúnmente en los mercados navideños, los vendedores ambulantes ofrecen castañas asadas frescas. El invierno es también la temporada de la trufa en Francia, así que busca estas preciadas setas en los restaurantes o cómpralas en los mercados.

Consejos para viajar

París es frío y lluvioso en diciembre. Las temperaturas oscilan entre los 30 y los 40 grados Fahrenheit (-1.1 a 4.4 grados Celsius), por lo que debes empacar guantes, gorros, bufandas y abrigos cálidos. Si planeas caminar mucho, usa zapatos cómodos que pueden hacer frente a la lluvia. Los paraguas son otro accesorio inteligente. Recuerda que este es primordialmente un tiempo para realizar compras, así que reserva un poco de espacio en tu maleta para las adquisiciones.

Más galerías de fotos



Escrito por megan hill | Traducido por josé antonio palafox