Cosas que los padres pueden hacer por la salud dental de sus bebés y niños pequeños

Nunca es demasiado pronto para tomar medidas a la hora de proteger la higiene bucal de tu hijo. Tan pronto como los dientes del bebé empiezan a salir, está expuesto al riesgo de contraer caries, explica MouthHealthy.org, un sitio web de la Asociación Dental Americana. Puedes ayudar a prevenir la caries mediante el cuidado regular de los dientes de tu bebé y supervisando a tu hijo a medida que aprende a cepillarse por sí mismo.

Significado

La mayoría de los niños pequeños tienen un sistema completo de 20 dientes primarios o "dientes de leche" al momento en que cumplen los tres años. Los incisivos superiores son más susceptibles a la caries dental, pero los otros dientes pueden sin duda también desarrollar caries. Una descomposición profunda puede causar un dolor dental severo en algunos lactantes y niños pequeños, y en estos casos la extracción es la única opción. Sin embargo, si se retiran los dientes de leche antes de tiempo, los dientes restantes pueden cambiar, lo que acarrea dificultades con los dientes permanentes que vienen, advierte HealthyChildren.org, sitio web de la Academia Americana de Pediatría. Las caries en los dientes de leche también puede afectar el desarrollo adecuado del habla y dar lugar a infecciones como la enfermedad periodontal, que es causada por bacterias que se filtran bajo el tejido de las encías y puede destruir gradualmente las encías y el hueso. La Asociación Dental Americana señala que, idealmente, un bebé debe visitar al dentista cuando aparezca el primer diente y, definitivamente, no más tarde de los 12 meses de edad.

Salud bucal para bebés

Debes empezar a limpiar la boca de tu bebé recién nacido desde el primer momento. Limpiar suavemente las encías del bebé con un paño limpio y húmedo o una gasa húmeda puede ayudar a mantener a raya las bacterias. Cuando el primer diente de tu bebé entre en erupción, por lo general alrededor de los 6 meses, cepilla suavemente con agua y un cepillo de cerdas suaves de tamaño infantil. Cepilla los dientes de tu bebé dos veces al día, después del desayuno y antes de ir a la cama, a medida que aparecen los demás dientes, recomienda la Academia Americana de Odontología Pediátrica. El uso diario de hilo dental debe comenzar tan pronto como salgan los dos primeros dientes adyascentes. También debes resistir la tentación de enviar a tu bebé a la cama con un biberón. Los azúcares de la leche o el jugo que se quedan en los dientes de tu hijo durante la noche pueden dañar el esmalte.

Consejos para la limpieza de los dientes en niños pequeños

Comenzando el niño tiene alrededor de dos años de edad, debes cepillar sus dientes con una cantidad pequeña de pasta de dientes con flúor. No utilices crema dental con flúor en un niño menor de dos años sin antes consultar al dentista o pediatra. Tú debes manejar el cepillo de dientes dos veces por día hasta que estés seguro de que tu niño puede hacerlo por su cuenta. Asegúrate de que tu niño escupa cualquier residuo de pasta dentrífica que quede después del cepillado. La ingestión excesiva de fluoruro puede ocasionar manchas marrones o blancas en los dientes de tu niño, señala HealthyChildren.org. Ayuda a tu niño a pasar el hilo dental entre sus dientes una vez al día, justo antes de irse a la cama.

Consideraciones

La genética puede hacer que algunos bebés y niños sean más propensos a las caries que los niños sin antecedentes familiares de problemas de salud oral crónica. Si tienes un historial de caries recurrente o enfermedad de las encías, incluso el más meticuloso cepillado y el hilo dental puede no prevenir la caries dental en tu bebé o niño pequeño. Dicho esto, también es posible que los padres con caries recurrente simplemente no pudieron practicar tampoco una buena higiene bucal en los últimos años. También ten en cuenta que los padres con caries activas pueden transmitir gérmenes que causan problemas en la cavidad bucal de los niños al compartir utensilios alimenticios o bebidas.

Más galerías de fotos



Escrito por karen hellesvig-gaskell | Traducido por vittore notabene