Las cosas más molestas que hacen los niños

Todos los padres saben qué comportamientos de sus hijos los vuelven locos. En lugar de sentirte culpable o irritado, tienes que hacer algo al respecto. No serás capaz de erradicar por completo los malos hábitos tu hijo de la casa, pero puedes reducir la frecuencia en la que suceden estos comportamientos.

Molestias verbales

La mayoría de los niños buscan la oportunidad de decir palabras al azar que inventan intentado expresar algo que no se puede entender. Eso puede ser muy molesto, especialmente cuando estás tratando de convencer a tus hijos que hagan los deberes, que coman su comida o que ordenen la casa. Los niños suelen molestar a sus padres a propósito. Tal vez escuchaste a tu hijo decir: "Quiero una nueva mamá" o "Tú no eres mí jefe". O que repitan "Nunca ..." y oraciones que comiencen con "Siempre tengo que ..." también puede ser irritante. A menudo, los niños no están tratando de ser molestos a propósito, pero cuando actúan de esta forma por lo general es porque quieren tu atención.

Molestias del comportamiento

Los comportamientos más comunes entre la mayoría de los niños son: picarse la nariz, hacer desorden y escupir. Estos y muchos otros comportamientos pueden ponerte nervioso. Muchos niños que llegan a la casa dejan sus cosas tiradas fuera de su sitio y sus zapatos en cualquier lugar. Esos mismos niños desparraman sus papeles de la escuela alrededor de la casa, dejan sus juguetes tirados y escupen grandes cantidades de pasta de dientes en el lavabo del baño. Otras conductas, si bien no son necesariamente malas, pueden convertirse en hábitos molestos. Por ejemplo cuando se enredan el cabello, se chupan el dedo y se muerden las uñas. En la mayoría de los casos, este tipo de comportamientos son simplemente etapas que los niños pasan. Con el tiempo dejarán de tener estos hábitos molestos.

Molestias entre hermanos

Una de las principales situaciones que enojan a los padres es cuando los hermanos se pelean. La mayoría de los hermanos se adueñan de los juguetes, ocultan los objetos y lápices de colores favoritos del otro y lo hacen únicamente para molestarlo. Los hermanos también encuentran palabras malvadas que tienen el propósito de herir los sentimientos o hacer que un hermano o hermana se enoje.

Qué hacer

Haz lo posible por ignorar el comportamiento molesto de tus hijos, siempre y cuando no se encuentren en peligro de hacerse daño a sí mismos o a los demás. En la mayoría de los casos, tus hijos están siendo molestos porque quieren atención y al ignorarlos será más simple que se detengan. Dedica un poco de tiempo cada día para pasar con ellos haciendo algo divertido, como jugar un juego de mesa, un proyecto de arte o leer libros. Cuando tus hijos tienen ese tiempo para aprovechar, es menos probable que sean molestos, tratando de llamar tu atención. Felicita a tus hijos cuando se comporten bien. Se van a sentir orgullosos de sí mismos y de esta manera querrán repetir el buen comportamiento en el futuro.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por jose fortunato