Cosas gratis qué hacer en Roma

Para caminantes y trotadores, no hay nada mejor que hacer turismo en Roma. No tienes que pagar entrada o siquiera bajarte de la acera durante tu caminata enérgica o tu excursión al trote para ver las atracciones más emblemáticas de la ciudad, ya que están a la vista para que puedas admirarlas boquiabierto a medida que pasas a su lado. Es una buena idea, aunque tengas que detenerte, tomar un descanso en estos lugares para reflexionar sobre su historia y maravillarte con la arquitectura antes de desplazarte a la siguiente vista asombrosa de la Ciudad Eterna.

Ve el Coliseo y el Arco de Constantino

La primera imagen que viene a la mente de muchas personas cuando piensan en Roma es el Coliseo. Es una de las atracciones turísticas que la mayoría de la gente ha visto al menos una vez en su vida, aunque sea en fotografía. Así que, cuando finalmente lo ves en persona, puede ser impresionante. Mientras que tienes que comprar un boleto para entrar, no cuesta nada ver su famosa fachada en ruinas de cerca desde el exterior. Corre a su alrededor un par de veces, respira la historia (junto con algo del humo de los coches que van pasando) y agradece que no eres uno de los que esperan formados durante dos horas o más para entrar. El Arco de Constantino se encuentra entre el Coliseo, el Foro Romano y el monte Palatino. Mientras que tienes que comprar un pase para visitar los dos últimos, uno de arcos más espectaculares y ornamentados de Roma es visible para todos los transeúntes.

Visita el Panteón

No te limites a detenerte y mirar el Panteón desde el exterior. Se trata de una estructura que vale la pena explorar desde el interior en tu caminata a través de la ciudad. Es un sitio imprescindible en Roma, no sólo por su importancia arquitectónica e histórica, sino porque es una hermosa estructura excepcional que, mientras casi todas sus contemporáneas se encuentran en ruinas, permanece prácticamente intacta. El escritor de viajes Rick Steves llama al Panteón "tal vez el edificio más influyente de la historia del arte. Su domo fue el modelo para la cúpula de la catedral de Brunelleschi en Florencia, que puso en marcha al Renacimiento, y para la cúpula de San Pedro, con la que Miguel Ángel coronó su obra". No hay ningún costo por entrar, y puedes sentir como si estuvieras todavía afuera a medida que exploras la parte inferior del gran tragaluz de la cúpula, que ha bañado el interior del Panteón con la luz del sol durante siglos.

Sube la escalinata de la Plaza de España

Nada consigue ejercitar los muslos como una carrera escalonada, así que ¿por qué no correr en los más famosos de la ciudad, los escalones de la Plaza de España?. Por supuesto, es posible que tengas que reducir la velocidad a medida que trotas entre la multitud de turistas que se entretienen tomados de la mano en este monumento del siglo XVIII que se encuentra junto a la casa donde vivía y murió el poeta Keats. Sin embargo, los escalones no son un lugar para descansar tomando un helado, porque a finales de 2012 las autoridades locales promulgaron una prohibición para comer y beber en muchos de los lugares históricos de Roma, incluyendo la Plaza de España, el Coliseo y el Panteón. Así que tendrás que engullir esa barra energética y tomar tu bebida deportiva en cualquier otro lugar a lo largo de tu ruta por la ciudad.

Lanza una moneda a la Fuente de Trevi

Si te enamoras de Roma, como muchos lo hacen en su primera visita, la Fuente de Trevi es el lugar a dónde ir antes de partir, para aumentar tus probabilidades de volver. La leyenda afirma que lanzar una moneda por encima del hombro en esta fuente barroca asegura una nueva visita. Escucharás el sonido del agua que cae al acercarte a la fuente desde las estrechas callejuelas que conducen a la plaza. El anochecer es el mejor momento para visitarla, para ver los destellos en el agua y las esculturas. Las luces también lanzan un resplandor en los edificios de los alrededores, mientras los lugareños y los turistas revolotean alrededor del borde, pidiendo deseos, lanzando monedas, tomando un descanso y sonriéndose el uno al otro en medio de una de las ciudades más históricas y animadas de la Tierra.

Más galerías de fotos



Escrito por blake guthrie | Traducido por josé antonio palafox