Cosas que hacer en Fort Ross, California

Húmeda, salvaje y cautivadora es una descripción acertada de la costa de Sonoma en el norte de California. Los verdes y tostados de las laderas contrastan con el azul del Pacífico; las nutrias y las ballenas juguetean en alta mar. Es difícil incluso para los conductores de hoy en día mantener sus ojos en la carretera mientras recorren la sinuosa autopista no. 1. En 1812, los rusos construyeron Fort Ross cerca de la actual ciudad de Jenner. Este pedazo del alma rusa en suelo americano es ahora el Fort Ross State Historic Park y alberga tesoros históricos y naturales.

Explorando la empalizada de Fort Ross

Seis edificios restaurados se asientan dentro de los muros de Fort Ross. Dos casas de bloques --una de ocho lados, la otra de siete--, refugio de cañones ofrecen vistas de la costa. La capilla, con sus distintivas cruces ortodoxas rusas es uno de los edificios más fotogénicos. La versión restaurada utiliza parte de la madera original. El cementerio se encuentra al este de las paredes de la fortaleza con cruces ortodoxas rusas que marcan las tumbas. La casa Kuskov, hogar del fundador Ivan Kuskov, y la casa Rotchev, construido en 1836 por el último administrador ruso de la fortaleza Alexander Rotchev, también son puntos de interés. Hay planes para un museo en la casa Rotchev, designada como un hito nacional. Comienza tu exploración con una parada en el Centro de Visitantes de Fort Ross adyacente al estacionamiento. Una película documental y una exposición del lugar te dan una idea de la zona. La réplica del molino de viento en tamaño completo junto al centro es difícil de pasar por alto.

El Call House Museum

El Call House se ​​remonta a 1878 cuando una parte de la propiedad de Fort Ross servía como un rancho. Construida por George Washington Call, la casa se convirtió en parte del parque cuando su hijo falleció en 1972. En mayo de 2003, el parque abrió la casa al público, realizando visitas guiadas el primer fin de semana de cada mes. Toda la propiedad, desde los exuberantes jardines hasta los muebles originales de la casa, fueron restaurados y están cuidados por el personal del parque y por voluntarios locales. El Call House Museum está situado entre el fuerte y el centro de visitantes.

El huerto de árboles frutales y la falla de San Andrés

Un único árbol de durazno plantado en 1814 fue el comienzo del huerto ruso de árboles frutales en Fort Ross. En 1828, las cerezas, manzanas, peras, membrillos y árboles adicionales de duraznos fueron dando frutos suficientes para ayudar a los residentes de la fortaleza de luchar contra el escorbuto, causado por la falta de vitamina C. Después de que el pionero californiano John Sutter compró la tierra, la propiedad se convirtió en un rancho y el huerto se amplió y se manejo como un cultivo comercial. Todo iba bien hasta el terremoto de San Francisco en 1906. La Falla de San Andrés corre por el centro del huerto de Fort Ross. La tierra se movió 12,6 pies (3,84 m), destruyendo gran parte de la huerta original. El Servicio de Parques Nacionales ahora mantiene el sitio del huerto Ruso, que puede o no contener los árboles descendientes de las plantaciones originales. Mapas del huerto de árboles frutales y de la ubicación de la falla de San Andrés, muestran las cicatrices del terremoto de 1906, que siguen siendo evidentes.

Sandy Cove y North Cove

Sandy Cove es parte de la propiedad de Fort Ross. Los habitantes rusos utilizaban esta playa para construir barcos, pero hay poca evidencia dejada atrás. Un sendero conduce desde la entrada a la fortaleza hasta Sandy Cove y North Cove. Sandy Cove es un tramo de arena en forma de medialuna; North Cove es rocoso y conocido por sus piscinas naturales. Fuertes nadadores pueden querer desafiar los 50º F (10 ºC) del agua en un día tranquilo, pero las olas del norte de California son impredecibles y peligrosas. Es más seguro revisar la vida en las charcas de la marea (mirar, pero no tocar) y disfrutar de las vistas de la playa que está a unos 10 minutos a pie de la entrada de la empalizada. El camino es bastante plano, excepto por un poco de pendiente cuesta abajo a medida que te acercas la playa.

El sendero Fort Ross

El Sendero Fort Ross comienza en la puerta principal de la fortaleza, se dirige al sur a lo largo de la empalizada hacia un camino cuesta abajo que conduce a las mesas de picnic en Fort Ross Cove. Desde aquí, el sendero cruza Fort Ross Creek y después de unas 100 yardas (91,44 m) conecta con un camino estrecho en el lado derecho. El sendero de dos millas (3,22 km), paralelo a la costa, atraviesa pastos y claros de árboles hasta que llega a un camino de tierra que conduce al campamento Reef en el parque, donde las áreas de uso diario están disponibles para comidas campestres. Una caminata más difícil comienza en el otro lado de este camino de tierra, una aventura de siete millas a lo largo de acantilados escarpados y playas de bolsillo en la "costa perdida" de Sonoma. Debido al terreno, esta caminata se recomienda a personas con buena condición física. Una alternativa es dirigirse hacia el norte de la fortaleza y caminar a lo largo de los caminos forestales que llevan a una zona de comidas campestres en Kolmer Gulch. Este sendero de dos millas (3,22 km) es más clemente, pero el paisaje es magnífico.

Más galerías de fotos



Escrito por monica wachman | Traducido por francisco roca