Cosas divertidas para hacer con los niños y la comida

Probablementes has dicho a tu hijo que deje de jugar con la comida, al menos unas cuantas veces. Sí, la comida es para comer, pero hay varias maneras agradables para cocinar con diferentes ingredientes para aumentar los conocimientos de tu hijo y tener un poco de diversión sobre la mesa.

Cocinar

Dejar a tu hijo entrar a la cocina para ayudarte a preparar una merienda o comida, sube las probabilidades de que en realidad vaya a comer lo que se sirve. Los niños selectivos son frecuentemente más dispuestos a probar algo nuevo si ayudan al cocinar. Deja que tu hijo escoja un par de recetas sencillas y te muestre cómo medir, mezclar y leer las instrucciones. Supervisa a los nuevos chefs por razones de seguridad, pero da a tus hijos libertad, permitiéndoles ganar confianza en la cocina. El cocinar su propia comida es una forma divertida para que tu hijo aprenda nuevas habilidades y haga algo de lo que estará estar orgulloso de compartir.

Cultivar

No hay mejor manera de conectar a tu hijo con el lugar donde viene su alimento, que hacer crecer su propio jardín juntos. Seleccionar las semillas, plantarlas, regar el jardín, tirar las malezas, y cosechar los productos terminados, son maneras divertidas para que tu hijo aprenda más, acerca de los alimentos e involucrar sus manos en el proceso de crecimiento también. Empieza con algo fácil, como tomates o calabazas, para que pueda ver los frutos de tu trabajo rápidamente. Si no tienes espacio para un jardín en toda regla, intenta cultivar un par de hierbas en el alféizar de la ventana. Una vez que tengas una cosecha, muéstrale a tu hijo cómo usar las frutas y verduras para crear un delicioso aperitivo o comida.

Juega

Es posible que no consideres los alimentos como un medio para el arte, pero es algo divertido crear una obra de arte comestible que se pueda disfrutar hacer, antes de masticar. El arte con los alimentos es también una forma ideal para que tu hijo juegue con su comida cuando tenga ganas. Corta las uvas por la mitad y ponlas en un plato para crear una oruga. Usa gel de glaseado para añadir ojos, patas y antenas. Derrite queso en un panecillo inglés y añade rebanadas de aceitunas para los ojos y una rodaja de tomate para la boca. Apila algunos restos de espagueti para hacer el pelo. Haz sándwiches, panecillos, waffles o rodajas de queso únicos con cortadores de galletas. Usa un pepinillo como cuerpo de mariposa y añade alas con sándwich cortados en óvalos.

Experimenta

Los experimentos son una manera divertida para que los niños fortalezcan sus habilidades científicas. La comida es una forma no tóxica para llevar a cabo experimentos seguros. Venda los ojos a tu hijo y sirve pequeños bocados de una variedad de alimentos. Dile que adivine lo que está comiendo. Si tienes acceso a un espacio al aire libre, abre una botella de cola de dieta y échale una pastilla de menta. Observen la explosión, pero manténganse atrás o quedarán empapados. Apila un poco de bicarbonato de sodio en un plato pequeño y añade una cucharada de vinagre para hacer un mini erupción volcánica. Coloca varios tipos de frutas y verduras en un plato y observa, qué se pudre más rápido.

Más galerías de fotos



Escrito por eliza martinez | Traducido por daniel gómez villegas