Cosas divertidas para hacer con los niños en un día soleado

Estar al aire libre no sólo mejora tu salud física, sino que también reduce el estrés e incrementa la creatividad y capacidad de atención, de acuerdo con la American Psychological Association. Cuando el sol está brillando, es hora de ponerse algo de bloqueador y sacar a los niños al aire libre. Planea algunas actividades especiales para algo de diversión extra soleada.

Diversión estacional

Los días soleados no sólo ocurren en la primavera y el verano. Sacar a tu niño en todo tipo de clima le ayuda a aprender acerca del cambio de las estaciones. Un día soleado después de una gran tormenta de nieve es el momento perfecto para construir un muñeco de nieve o pasear en un trineo por una colina, ya que es probable que la nieve esté húmeda y pegajosa. El otoño es un momento excelente para recolectar hojas, mientras que la primavera es el momento para aprender acerca de la jardinería. Ayuda a tu hijo a comparar las diferentes estaciones tomando fotografías del mismo área en cada estación. También puedes colocar papel adhesivo boca arriba sobre una mesa y ayudar a tu hijo a recolectar diferentes cosas de la naturaleza para ponerlas encima, luego cúbrelo con otra capa de cinta cuando haya terminado. Cuelga las piezas de cada estación unas junto a otras para ver las diferencias y similitudes.

Abundancia de burbujas

A los niños les encantan las burbujas y a menudo pueden pasar horas soplándolas y persiguiéndolas. En un día particularmente soleado, es divertido hacer burbujas gigantes al aire libre. El Exploratorium en San Fracisco sugiere hacer burbujas mezclando 2/3 de taza de detergente para trastes Dawn, un galón de agua y de 2 a 3 cucharas de glicerina. Luego puedes crear grandes varitas para hacer burbujas con prácticamente cualquier cosa (ganchos para ropa o aros de hula, por ejemplo) envolviéndolos con hilo para remojarlos en la solución para burbujas. Ayuda a tus hijos a ponerse a sí mismos y a otras personas dentro de las burbujas gigantes, o corre alrededor del patio para ver cuántas burbujas puedes atrapar.

Manualidades al sol

Usa el poder del sol para crear una impresión solar. Pídele a tu hijo que coloque objetos sobre un pedazo de papel de construcción de color y déjalo fuera en el sol mientras juega. Cuando regrese, las áreas expuestas estarán más claras. El sólo hacer una manualidad al aire libre también ofrece un cambio de ritmo. Puedes ayudarle a tu hijo a hacer un colector de sol, por ejemplo, pegando pequeños recortes de papel de seda sobre papel encerado. Si tienes una barda larga u otra área a la que podría servirle un retoque, y no te importaría hacer un poco de desorden, tu hijo podría disfrutar pintarla con su estilo único.

Diversión en el agua

Cuando los días son calurosos y soleados, refresca a tu hijo con algo de agua. Puedes usar piscinas personales o rociadores o encontrar agua en piscinas públicas, lagos o parques acuáticos. Esto puede mantener a tu hijo contento por mucho tiempo. Las peleas con globos de agua pueden ser divertidas, pero implican mucho trabajo de limpieza. Una alternativa ordenada es crear pelotas suaves con esponjas para absorber el agua y lanzarlas unos a otros. Los niños artísticos también podrían disfrutar de "pintar" la casa o entrada con agua, ya sea con una brocha o botella de spray.

Más galerías de fotos



Escrito por maggie mccormick | Traducido por alejandro moreno