Cosas divertidas que pueden hacerse en un día lluvioso en la ciudad de Nueva York

Gran parte de pasear por la ciudad de Nueva York implica estar fuera, ya sea que estés caminando por las calles, explorando Central Park, corriendo por el frente marítimo, o yendo al metro, por lo que los días lluviosos pueden frenar tu visita. Pero no te desesperes, tienes varias opciones para hacer cosas que no implican estar fuera y todavía te ayudan a disfrutar de lo mejor de las atracciones de Nueva York.

Juega a los bolos

Puedes jugar a los bolos en una tarde lluviosa o por la noche en uno de los boliches de Nueva York. Brooklyn Bowl, un punto de acceso en Williamsburg con DJs nocturnos, actuaciones musicales y un montón de bolos. Comidas y bebidas están a la mano para cargar las baterías, y un salón para jugar bolos te ayudará a relajarte entre partido y partido. Si estás en Manhattan, dirígete a Times Square para jugar bolos en Bowlmor. Este gran complejo incluye 50 lineas y siete salones, además de un enorme restaurante completo con 28 pantallas de alta definición. Los cuatro niveles de asientos del estadio te permitirán ver la acción en las lineas abajo.

Explora un museo

Muchos museos prestigiosos de Nueva York sirven para llevar a cabo actividades atractivas y educativas en un día lluvioso. Puedes pasar horas explorando el Metropolitan Museum of Art, el Guggenheim o el American Museum of Natural History, donde los dinosaurios, piedras preciosas y grandes maquetas de vida silvestre se destacan; las exposiciones itinerantes son adiciones frecuentes. El Met posee más de 5.000 años de arte, con una mezcla de exposiciones permanentes y especiales que cubren las paredes. En el Guggenheim, se puede explorar una mezcla de arte abstracto, escultura, obras postimpresionistas y mucho más.

Visita tiendas únicas

Muchos viajeros se dirigen a la ciudad de Nueva York para ir a las tiendas a lo largo de la famosa Quinta Avenida, pero hay mucho más para ir de compras en la Gran Manzana de Saks y Lord&Taylor.; Echa un vistazo a Lion Brand Yarn Studio en Chelsea, donde puedes navegar por bandadas de hilos del piso hasta las paredes, tomar una clase, o sentarte y tejer hasta que la lluvia se detenga. Echa un vistazo al mercado Chelsea mientras estés en este vecindario. Aquí, las tiendas traen el aceite de oliva importado desde Italia, alfombras desde Marrakesh y vino australiano. También, puedes perderte en el Strand Bookstore, donde 18.000 millas de libros nuevos, usados y raros te mantendrán entretenido durante horas. El personal bien informado podrá ayudarte a encontrar cualquier cosa que estés buscando y te sugerirán una buena lectura rápidamente.

Asiste a un show de Broadway

Los teatros de Broadway reúnen al Distrito de los Teatros de Manhattan, iluminando la zona con vallas y marquesinas de los últimos musicales u obras. ¿Qué mejor manera de pasar una tarde lluviosa que yendo a uno de estos espectáculos? Es posible que veas el "Rey León", "Wicked", "Chicago", "El Libro de Mormón" y "Newsies", dependiendo de lo que estén presentando. Cada teatro aquí es un lugar único, con su propia historia y es prácticamente una atracción turística en sí misma. Por ejemplo, el Teatro Longacre fue construido en 1913 por el productor y director H.H. Frazee, quien era dueño de Boston Red Sox y tristemente vendió a Babe Ruth a los Yankees. El Teatro Cort, construido en 1912, lleva el nombre de John Cort, una estrella de la comedia vodevil.

Más galerías de fotos



Escrito por megan hill | Traducido por mary gomez