Cosas divertidas sobre enseñarle a los gemelos a ir al baño

Enseñarle a ir al baño a los gemelos es como todo lo que se hace con ellos, el trabajo es doble y a veces también lo es la diversión. Es difícil conseguir que un niño reconozca cuando tiene ganas de ir al baño. Esto sumado a que la hermana o hermano tiene la misma edad y a la mezcla de amor y competencia, te da la receta justa para tener un desastre divertido. Los padres de gemelos te dirán que después del trabajo sucio, finalmente aprenderán a ir al baño.

La competencia

Los gemelos pueden tener una natural competencia entre ellos, lo que a veces puedes usar a tu favor, puedes decir "¿Ves como tu hermano usa el orinal? ¡Tú también eres un niño grande, Jack! ¡Vamos, hazlo! ¡Muéstrale cómo se hace!". What To Expect dice que con esta técnica puedes llegar a encontrarte sin ideas, mientras intentas detener una pelea de celos... en el orinal. En caso de que uno de tus gemelos no lo sepa usar y el otro sí, debes estar preparada para una crisis infantil de dimensiones épicas. Lograr que los niños entiendan cuándo deben ir al baño y cuándo no tiene un significado totalmente diferente con los gemelos. También debes lograr que los niños entiendan lo contrario, que está bien si uno no va cuando va el otro. Para los padres de gemelos no hay nada más divertido que consolar a uno de ellos porque no quiere hacer pipí.

La camaradería

Según What to Expect, si bien los gemelos pueden entrenar su habilidad para ir al baño en momentos diferentes, es mejor que por lo menos vayan a sus orinales al mismo tiempo. Potty Training Concepts afirma que cada niño debe tener su pequeña bacinica. Cuando estés tratando de enseñarle a los niños sobre las señales de querer ir al baño, lo último que les enseñarás es a compartir el baño, retener la orina y sentarse en un gran baño sin su compañero. Esto es demasiado para cualquier persona, no se puede estar en dos lugares al mismo tiempo. Luego de que coman o beban, o cuando veas señales de que uno quiere ir al baño, siéntalos a los dos en sus orinales dentro de la misma habitación para que se sientan cómodos. La dipoplía representa un descanso del trabajo que significa limpiar su desastre; sus risas y juegos alegrarán tu día.

La comparación

Según Twinpossible, cuando se le enseña a ir al baño a los gemelos, es mejor no compararlos entre sí. Esto está respaldado por What to Expect y Potty Concepts, que dicen que los carteles con pegatinas y otros elementos comparativos son una mala idea. Esto fomentará la competitividad que sentirán. Tú desearás que los pequeños trabajen juntos, ayudándose para avanzar. Si le das una pegatina a uno porque ha usado el orinal correctamente, el otro sentirá sólo verá que él no consiguió nada. Elogia a quien use el orinal. Esto lo individualizará un poco más y luego podrás elogiar al otro gemelo por otras cualidades. O puedes hacer que el que lo haya logrado ayude a su hermano o hermana para que se sienta mejor. Ver a un gemelo acariciando la espalda del otro es un espectáculo lindo y conmovedor.

Los extremos

Siempre pueden producirse fallas en la contención, accidentes, errores y caos, lo cual se ve multiplicado con gemelos. Antes de que puedas lograr que el niño vaya al baño, ensuciará el sofá y, mientras lo estás limpiando, el hermano orinará en la esquina. Tendrás que ir a limpiar eso, pensando que los gemelos no pueden tener más pis para hacer. Pero te equivocas. Ambos vendrán corriendo a gritarte que tienen que ir al baño, y tiene que ser ya. Así que dejas de limpiar y los sientas en sus orinales. Y ahí esperas, esperas y esperas. Oh, no puede ser, sólo creyeron que tenían que ir. Los levantas y sigues limpiando, sólo para oir "¡Oh, no!" Uno sí necesitaba ir y casi llega al baño, pero no. Ahora hay un charco justo en el medio de la sala de estar. Podrías pensar que éste es el final, pero no. ¡Su hermano comienza a gritar que tiene que hacer caca! Todo esto sucede en un lapso de 20 minutos. Puedes pensar que no es divertido, pero sí lo es. Es realmente divertido. Y lo mejor que hay para los padres de gemelos es reir, después de llamar a su cónyuge, padres o alguna niñera para solicitarles ayuda.

Más galerías de fotos



Escrito por darlena cunha | Traducido por elizabeth funes