Cosas divertidas que hacer durante el verano con tu bebé

El verano es fácil (o lo solía ser hasta que tu bebé nació). Muchos padres primerizos se preguntan cómo el bebé alterará sus planes de verano. Las buenas noticias son que los bebés pueden unirse a las familias en las actividades de verano. El verano es nuevo para tu pequeño, así que disfruta explorando esta estación con tu bebé.

Senderismo

Por suerte para los padres activos, los bebés son portátiles. Las familias que disfrutan de la naturaleza pueden hacer senderismo con bebés en cuanto la madre se sienta preparada. Los bebés con menos de 6 meses deberían ser transportados en un cabestrillo de pecho que aguante la cabeza del pequeño. Una manta ligera puede cubrir la cara del niño, refugiándole del sol. Los bebés mayores pueden ir en una mochila que les da una vista de pájaro del camino. Ponle ropa suelta para proteger su piel delicada del sol e insectos. Lleva agua purificada. Si hay que darle el pecho, asegúrate de que la madre tiene agua extra y nutrición para reemplazar lo que puede perder durante el senderismo.

Picnic y jugar

Llevar a tu bebé fuera durante un día de verano suave puede ser una experiencia maravillosa para crear un vínculo. Coloca una gran manta en el suelo, preferiblemente bajo un árbol. Esto tiene dos propósitos. Primero, el árbol bloquea los nocivos rayos ultravioletas y protege la piel del bebé. Además, las hojas moviéndose le darán a tu hijo algo que ver y disfrutar. Habla con él, sobre los sonidos de pájaros, el viento o los insectos. Cuando sea la hora de comer, aliméntate a ti y a tu bebé en la manta. Si niños mayores participan en el picnic, asegúrate de mantener las comidas cortadas en trozos lejos del bebé para prevenir el peligro de asfixia.

Natación

Enseñarle a tu bebé el agua es una experiencia importante y divertida. La American Academy of Pediatrics advierte a los padres de que no hay ninguna evidencia de que las lecciones de natación en los niños reduzca el riesgo de ahogamiento. Es vital que un adulto esté con el bebé todo el tiempo mientras está en el agua. La AAP también anima a los padres que nadan a aprender RCP para niños. Los bebés con menos de 6 meses tienen que llevar camisetas de baño de manga larga y pantalones de baño largos. Un sombrero de ala ancha protegerá la cara del bebé.

Consejos para los viajes de verano

Viajar con un bebé no tiene porque ser un dolor de cabeza, pero hay varios preparativos importantes. Toda el agua que use el bebé debe ser desinfectada antes. Esto incluye el agua que se usa para mezclar los cereales, para lavar los botes, chupetes y juguetes, así como el agua usada para lavarse los dientes. Además, los carritos y camas tienen que estar cubiertos con redes contra los mosquitos en las partes del mundo en las que haya malaria. Cuando viajes a un destino de gran altitud, vigila si el bebé presenta signos de mal de altura, que pueden incluir respiración rápida. Si esto ocurre, desciende a una altitud menor y contacta con tu pediatra. Finalmente, cuando vuelas con un bebé, el Center for Disease Control and Prevention recomienda usar asientos de bebé orientados en el avión. Esto le protege en caso de turbulencia.

Luciérnagas

Las luciérnagas, también conocidas como "bichos brillantes", son comunes por todo el mundo. Mostrar la belleza de estas luces voladoras puede ser una forma genial de poner fin a la tarde con tu hijo. Busca las primeras señales de insectos en una tarde fresca de verano. Lleva fuera al bebé y enséñale las pequeñas criaturas mientras vuelan. Si es posible, captura una y muéstrasela a tu bebé para que la inspeccione, pero no demasiado cerca como para que intente cogerla. Usa una voz suave para hablarle a tu bebé, ayudándole a estar fascinado con las pequeñas luces. Estos son los tipos de actividades que pueden crear cálidas memorias familiares.

Más galerías de fotos



Escrito por shellie braeuner | Traducido por susana lópez millot