Cosas que debes llevar al gimnasio

Al momento de realizar tus dos sesiones semanales recomendadas de levantamiento de pesas y tus tres entrenamientos semanales de cardio, puede que te encuentres en el gimnasio por lo menos cinco días a la semana. Mantener tu mochila de gimnasio llena de objetos estándar ahorra el tiempo que lleva prepararse para el gimnasio, entrar, salir y continuar con tus planes.

Ropa de ejercicio limpia

Enfócate en ropa que te mantenga fresco y te permita moverte libremente, pero que mantenga tu torso cubierto. De esta forma será menos probable que te vuelvas íntimamente familiar con el charco de sudor que otra persona pueda haber dejado en una máquina o camilla. Si generas tu propio charco de sudor al ejercitarte, quita tu ropa transpirada de tu bolsa de gimnasio tan pronto como sea posible y reemplázala con un conjunto limpio; así estarás listo para ir el día siguiente. Incluso si planeas continuar vistiendo tu ropa de entrenamiento al salir del gimnasio, considera llevar un conjunto limpio de ropa interior como respaldo de emergencia.

Artículos de tocador

El estrés y los cambios de rutina pueden cambiar el ciclo menstrual de una mujer. Tener algunos tampones o toallas sanitarias en tu mochila de gimnasio, o al menos algunas monedas por si tu gimnasio tiene una máquina expendedora, es una práctica prudente. Las toallas húmedas son buenas para quitarse el maquillaje de un rostro sudado y tanto hombres como mujeres pueden utilizarlas para refrescarse rápidamente si no quieren bañarse en el gimnasio. Finalmente, lleva un desodorante para que puedas utilizarlo tanto como necesites, tanto antes como después del entrenamiento.

Toallas

Los gimnasios a menudo ofrecen pequeñas toallas, pero no aclaran cómo son lavadas o enjuagadas; por ende, llevar toallas por tu cuenta es la única forma de saber si están completamente higienizadas. De esta forma también podrás tener dos toallas: una como barrera entre tú y el equipo sudado y la otra para usar en tu cuerpo (sin culpa o preocupaciones en cuanto a si el gimnasio tendrá toallas limpias al llegar).

Zapatillas y chanclas

Unas zapatillas firmes y resistentes ofrecen el mejor equilibrio entre calzado de protección y soporte y son flexibles. Puedes usarlas para todo desde correr en caminadoras hasta levantar pesas y realizar clases grupales de aeróbicos. Las chanclas no son un calzado aceptable para ejercitarse: muchos gimnasios tienen como requisito utilizar calzado cerrado para utilizar sus equipos. Sin embargo, ofrecen una barrera ligera de protección contra las verrugas plantares, hongos y otros problemas en los pies que puedes adquirir en el vestuario y en las duchas.

Entretenimiento

Muchos gimnasios ofrecen canales de música y televisión para ver y auriculares complementarios mientras usas equipo de cardio. Si si necesitas canciones para motivarte durante el levantamiento de pesas, lleva tu propio reproductor de MP3 y auriculares y utiliza tus propios compilados de música para hacer ejercicio como herramienta motivacional.

Candado

Sin importar qué tan cómodo te sientas en el gimnasio, dejar tu equipo en un casillero sin cerradura es una invitación al robo. Algunos gimnasios tienen candados con llave disponibles para rentar, pero ahorrarás dinero y tendrás siempre una cerradura disponible si llevas un candado propio.

Más galerías de fotos



Escrito por marie mulrooney | Traducido por martín emiliano vergé