Cosas que dañan tu hígado

El hígado es el órgano responsable de eliminar toxinas de la sangre, almacenar energía, romper la grasa, producir colesterol y la realización de otras funciones corporales esenciales. Es un órgano altamente robusto, capaz de renovación celular constante con el fin de satisfacer las demandas del cuerpo. Cuando el hígado está expuesto a elementos nocivos, denominados hepatoxinas, puede ocurrir daño a corto y largo plazo. Hay varias cosas que pueden causar daños en el hígado. En la mayoría de los casos, el hígado puede repararse a sí mismo, pero algunas toxinas y condiciones pueden conducir a la enfermedad crónica del hígado e insuficiencia hepática.

Alcohol

El alcohol es una de las sustancias más comunes que pueden causar daños en el hígado. El hígado puede tolerar pequeñas a moderadas cantidades de alcohol durante periodos cortos de tiempo, pero algunas personas pueden causar daños considerables por consumo excesivo de alcohol a corto plazo o consumo crónico de alcohol, comúnmente conocido como alcoholismo. De acuerdo con la Canadian Liver Foundation, el exceso de alcohol puede causar un desequilibrio químico en el hígado y la sangre, dando lugar a la reducción de su función. Beber a largo plazo puede dar lugar a la inflamación, cicatrización y depósitos de grasa excesivos. La mezcla del alcohol con ciertos medicamentos o beber mientras se está infectado con hepatitis C puede causar graves daños al hígado.

Hepatitis viral

Hay varios tipos de virus que pueden causar daño hepático agudo y crónico. Estos virus son conocidos como el virus de la hepatitis, tipos A a la E. Los tipos más comunes son el A, B y C. De acuerdo con el National Digestive Diseases Information Clearinghouse, la hepatitis A se transmite principalmente a través de alimentos y agua contaminados con heces. Las hepatitis B y C se transmiten a través de la sangre, incluyendo las relaciones sexuales, el parto y el uso compartido de agujas. Los síntomas de la hepatitis incluyen coloración amarillenta de la piel y ojos, fatiga, hinchazón abdominal, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, diarrea, fiebre leve y dolor de cabeza. Existen vacunas para los tipos A y B, mientras que se requiere un tratamiento antiviral a largo plazo para eliminar la hepatitis C.

Acetaminofeno

El acetaminofeno es un analgésico común de mostrador, pero en altas dosis puede causar daño grave al hígado. En el número de diciembre de 2005, de "Hepatology," Anne Larson, de University of Washington Medical Center y sus colegas encontraron que el paracetamol es la causa principal de insuficiencia hepática aguda, que representan el 42 por ciento de los casos. En el mismo estudio, el 27 por ciento de los pacientes estudiados murieron de insuficiencia hepática. Tomar más de 4000 mg de acetaminofeno por día puede llevar a síntomas de sobredosis. De acuerdo con Drugs.com, estos síntomas pueden incluir dolor abdominal, pérdida de apetito, coma, convulsiones, diarrea, irritabilidad, coloración amarillenta de la piel y los ojos, náuseas, sudoración y vómitos.

Otras hepatoxinas

Hay muchas otras sustancias que pueden causar daños en el hígado. Según Penn State's Milton S. Hershey Medical Center, hay más de 800 medicamentos que pueden causar enfermedad hepática. Estos medicamentos se usan para tratar una serie de condiciones, incluyendo cáncer, colesterol alto, VIH y otras infecciones. También hay varias hierbas medicinales que pueden causar daños en el hígado. Estos incluyen la cáscara, el chaparral, la consuelda, la kava y la ma-huang. Además, los químicos industriales también pueden causar daño hepático grave. Al menos 20 pueden causar lesión hepática aguda e incluso la muerte, mientras que otros 150 pueden causar inflamación del hígado.

Más galerías de fotos



Escrito por boyd bergeson | Traducido por mariana perez