Cosas para hacer en Las Croabas, Puerto Rico

Las Croabas está en la esquina noreste de Puerto Rico, 35 millas (56,3 km) al este de San Juan. La mayoría de los 1.000 habitantes de la villa son pescadores y venden lo que pescan a los restaurantes que están a lo largo de la costa. El principal punto de interés de la isla es un pequeño parque con una rambla a la orilla del mar, pero las áreas de alrededor ofrecen docenas de actividades para hacer unas buenas vacaciones. Esas posibilidades incluyen los deportes acuáticos, kayacking, golf, caminatas y cabalgatas. El clima, como en casi todo Puerto Rico, cambia muy poco, por eso todas las actividades en el exterior se pueden hacer todo el año. Llueve más de junio a noviembre que es la temporada de los huracanes, que coincide con la baja temporada para los turistas. Si quieres aguantar la lluvia, no te vas a encontrar con una multitud y vas a encontrar buenos precios en hoteles y excursiones.

Golf

El área de Las Croabas es un paraíso para los golfistas porque hay una media docena de canchas de golf dentro de las 15 millas (24 km) de la isla. A menos de 2 millas está la del Conquistador Resort (elconresort.com) que está abierta al público cuando no la reservan huéspedes de los hoteles. La cancha de 18 hoyos da hacia el Atlántico y a una elevación de 200 pies (60 m). La Rio Mar Beach Resort (wyndhamriomar.com), en Río Grande, a 14 millas (22,5 km) de Las Croabas, tiene dos canchas de 18 hoyos cada una abiertas al público. La cancha Ocean, diseñada por George y Too Fazio, tiene tres calles con árboles a los costados y muchos bunkers. La River, que está a lo largo del río Mameyes, fue diseñada por Greg Norman. El Trump International Golf Club (trumpgolfclubpuertorico.com), también en Río Grande, tiene 36 hoyos divididos en cuatro nueves. La cancha da al Atlántico y al bosque tropical El Yunque.

Deportes acuáticos

Una de las formas más fáciles y económicas de participar en una variedad de deportes acuáticos en el área de Las Croabas es hospedarse en los hoteles resort, en donde la mayoria de ellos están incluídos en la tarifa. El Conquistador (elconresort.com) tiene una isla privada con facilidades para hacer snorkel, buceo, windsurf, navegación y natación. El Coqui Water Park, tiene toboganes, deslizamientos por tubos, navegación por el río, puentes de cuerdas y una pileta de niños, que no están incluidos en el precio de la habitación. Ell Rio Mar Beach Resort (wyndhamriomar.com), a 14 millas (22,5 km) de Las Croabas en Río Grande, tiene casi 1 milla (1,6 km) de playa y dos piscinas. La piscina para adultos tiene carriles, mientras que la de actividades tiene un tobogán de agua y una zona para niños. El hotel tiene motos de agua y botes a vela para alquilar.

Kayaking

El muelle en Las Croabas es el punto de partida para los que quieren hacer kayaking hasta la biolumínica bahía llamada Laguna Grande. La bahía está llena de millones de organismos que brillan en la oscuridad y varias compañías operan los viajes nocturnos. Pure Adventure (pureadventurepr.com) ofrece excursiones de dos horas que conducen biólogos marinos. Kayaking Puerto Rico (kayakingpuertorico.com) también tiene excursiones de dos horas que incluyen agua y tetempies livianos. Ambas excursiones se caracterizan por la información sobre la ecología de la bahía.

Caminatas y cabalgatas

Las áreas montañosas alrededor de Las Croabas son perfectas para hacer caminatas y cabalgatas. El Yunque, que es el único bosque tropical en el sistema del U.S. National Forest, tiene más de una docena de senderos para todos los niveles de habilidad. Uno de los más interesantes es el de 2,4 millas (3,8 km), llamado El Yunque Trail Package N.° 4, que trepa unos 2.000 a 3.500 pies (600 a 1060 m) y pasa por tres distintos eco-sistemas. Las cabalgatas de Carabali Rainforest Parkoffers van a través de las bases de las colinas del Bosque Nacional El Yunque, a lo largo del río Mameyes. Una media hora de natación y un recreo con refrescos están incluidos en el precio de las dos horas de cabalgata.

Más galerías de fotos



Escrito por matthew huntington | Traducido por adriana de marco