Cosas para hacer en Bucarest, Rumania

Para mucha gente, Rumania es igual a Vlad Tepes, la base de la vida real para Drácula, y su hogar en Transilvania. Sin embargo, del otro lado del país está Bucarest, la capital del país y su ciudad más grande. A veces referida como "La Pequeña París", Bucarest ha salido recientemente de un período de estancamiento post-comunista, y ofrece a sus visitantes una mezcla de historia particularmente rumana y vida nocturna europea moderna y vanguardista.

Ceausescu y comunismo

Rumania fue único entre los países del Bloque Soviético, porque cuando el comunismo cayó ellos fueron los únicos con un dictador de antiguo estilo totalitario, Nicolai Ceausescu, y en consecuencia, Bucarest fue el escenario del único derrocamiento violento de un régimen comunista en 1989. Esto hace al legado de Ceausescu una parte importante del turismo en Bucarest. Visita el Palacio del Pueblo, el segundo edificio más grande del mundo que funciona como el edificio del parlamento rumano, y el Museo del Campesino Rumano de la era comunista. Pasea por el Bulevardul Unirii, el cual Ceausescu remodeló para imitar el Campo de los Eliseos de París, pero que desde entonces se ha venido a menos. Finalmente, detente en la Plaza de la Revolución, conmemorando la revuelta de 1989 contra Ceausescu.

Otros museos

Al ser la capital de Rumania, Bucarest es la sede de la mayoría de los principales museos del país, y muchos pueden combinarse con visitas a otras paradas. El Museo Nacional de Arte Contemporáneo (mnac.ro) está dentro del Palacio del Pueblo, mientras que el Palacio de Cotroceni (cdep.ro), el anterior hogar de la realeza rumana y hogar actual del Presidente, alberga el Museo Nacional de Arte (mnar.arts.ro) y la colección de objetos de la realeza. Los aficionados a la historia deberían visitar el museo de historia urbana de Bucarest, el Museo Nacional de Historia de Rumania (mnir.ro), y el Museo Nacional de la Guerra (warmuseums.nl). Finalmente, los amantes de Drácula pueden pasar por las ruinas del Viejo Palacio Principesco, construido por el tristemente célebre Vlad Tepes.

Ortodoxia rumana

Rumania es un país cristiano ortodoxo, y la ciudad está llena de iglesias ortodoxas. Las personas con un interés en la ortodoxia oriental deberían aprovechar la oportunidad de ir a la iglesia al estilo rumano en una de las iglesias más interesantes de Bucarest, como Stavropoleos o la Iglesia de la Corte Vieja de mediados del siglo 16, en donde los reyes eran coronados. Otras paradas en el camino ortodoxo rumano son la Catedral Patriarcal y el Palacio Mitropoliei, la residencia del patriarca de Rumania y su equivalente del Vaticano.

Actividades

Una manera de maximizar el turismo es ir a la excursión a pie gratuita ofrecida por Guided Bucharest (guided-bucharest.com). Durando entre 2 y 2 horas y media, la excursión es un manual útil sobre las visitas y la historia de la ciudad. Pro la noche, los visitantes pueden disfrutar un poco de alta culta en la Ópera Nacional de Rumania (onb.operanb.ro) o de un concierto en el Ateneo Romano (fge.org.ro), y luego ir a cenar y bailar en los restaurantes y abres de la parte elegante de la ciudad en la Strada Lipscani.

Más galerías de fotos



Escrito por edwin thomas | Traducido por mariano abrach