Qué cosas básicas comprar en el supermercado al mudarte a tu primera casa

Al mudarte a tu primera casa, probablemente estés enfocada en cosas como la cama, el tocador, el sofá y la televisión, pero también necesitarás ir al supermercado antes de asentarte. Si eres un buen chef, puedes añadir numerosos ingredientes exóticos, pero por lo menos debes tener unos cuantos elementos básicos todo el tiempo. Añade carne fresca, productos agrícolas y granos enteros y tendrás todo lo que necesitas para preparar comidas deliciosas y nutritivas.

No perecederos de despensa

Una despensa llena de elementos básicos te dará una base para comidas deliciosas y rápidas. Mantén artículos que permanezcan frescos por varios meses, como pasta integral, arroz integral, cuscús, cebada, lentejas, quínoa y avena. Llena tu despensa de cereales bajos en azúcar para el desayuno, barras de granola ricas en fibra y galletas integrales. Añade verduras enlatadas bajas o sin sodio y frutas enlatas en jugo, en vez de siropes azucarados, para que puedas incluir muchas frutas y verduras en tu dieta diaria. Los frijoles enlatados, nueces, mantequillas de nueces, semillas y la carne enlatada, como el atún, son artículos adicionales que puedes mantener en tu despensa.

Llena tu nevera

Además de condimentos, como mostaza, salsa de tomate, aderezos bajos en grasa para ensaladas y otros tipos de salsas, también necesitarás incluir alimentos frescos que provean vitaminas y minerales esenciales. Compra diferentes tipos de frutas y verduras frescas, como manzanas, naranjas, bayas, melones, verduras de hojas verdes, zanahorias, apio y pimentones, para llenar tus cajones. Comer una variedad de productos agrícolas coloridos provee una buena fuente de nutrientes, fibra, potasio, vitamina A y vitamina C. Incluye un galón de leche baja en grasa, una o dos variedades de queso y yogur bajo en grasa, los que añaden calcio y proteína a tu dieta. Mantén también una caja de huevos a la mano.

Llena tu congelador

Un congelador es un útil electrodoméstico que te permite comprar comida que puedes comer antes de que se dañe, lo que puede beneficiarte si puedes comprar alimentos en promoción. Compra pollo congelado, hamburguesas y pescado para que tengas comidas ricas en proteína, hierro y zinc. Las bolsas de frutas y verduras congeladas, las que son igual de nutritivas que las frescas, son otro artículo esencial en tu congelador. Compra productos a base de granos, como pan, panecillos y tortillas, ya que el congelador los mantendrá frescos hasta que estés listo para comerlos.

Considera también estas opciones

Compra unos cuantos artículos que te ayuden a preparar comidas rápidas y guárdalos en el fondo de tu despensa para esos días en los que no tienes ganas de cocinar. Los tarros de salsa de pasta, sopa enlatada baja en sodio y tacos son unos cuantos ejemplos de artículos que te ayudan a hacer comidas rápidas y fáciles. Es inteligente mantener también harina integral, el azúcar, el polvo de hornear, el bicarbonato de soda y otros artículos esenciales para hornear en tu cocina.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por ana maría guevara