¿Qué cosas pueden aprender los adolescentes de postergar las relaciones sexuales hasta el matrimonio?

El sexo es una gran responsabilidad que puede demostrar mucho para los adolescentes que no están preparados para ello o que no están preparados para enfrentar las consecuencias potenciales. El retrasar el sexo hasta el matrimonio mantiene a los adolescentes libres de ETS, y es el único método anticonceptivo 100% eficaz. Además de estos beneficios, los adolescentes que retrasan las relaciones sexuales hasta el matrimonio aprenden mucho sobre ellos mismos y sobre el mundo que los rodea.

Valores y moralidad

A veces, la abstinencia es un tema de valores familiares o religiosos. Cuando los adolescentes retrasan el sexo sobre esas bases, tienen la oportunidad de explorar y adoptar los valores y la moralidad asociados a su fe o su razón personal para esperar. El retrasar las relaciones sexuales hasta el matrimonio les enseña a los adolescentes a respetar sus cuerpos y los de otros, y a ver el sexo como algo especial que se comparte exclusivamente con una persona. La abstinencia también ayuda a los adolescentes a pensar seriamente sobre sus metas y a tener un matrimonio fuerte y saludable en la adultez, de acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Michigan.

Disciplina

Retrasar el sexo hasta el matrimonio les da a los adolescentes una buena oportunidad de practicar el autocontrol y la autodisciplina. Al elegir la abstinencia, los adolescentes no solo aprenden a controlar y manejar sus deseos sexuales, sino aprenden paciencia, perseverancia, control de impulsos y moderación. Ellos son autodisciplinados en otras áreas y es más probable que se abstengan del uso de drogas y alcohol. También tienden a frenarse de otros malos comportamientos y tienen un 60 por ciento menos de posibilidad de ser expulsados de la escuela, de acuerdo a una investigación realizada por el Estudio Longitudinal Nacional de Salud en la adolescencia.

Enfoque

Cuando el sexo no es una distracción, los adolescentes tienen tiempo, libertad y tranquilidad de espíritu para concentrarse en otros aspectos importantes de la vida, como construir amistades, enfocarse en el trabajo escolar y trabajar para sus metas de vida. Los adolescentes que retrasan su vida sexual hasta la adultez o matrimonio rinden mejor en la escuela que aquellos activos sexualmente, de acuerdo a autores como Robert Rector y al Dr. Kirk A. Johnson. Los adolescentes abstemios tienen un 50 por ciento menos de posibilidad de dejar la preparatoria y tienen el doble de posibilidad de graduarse de la universidad.

Conciencia de sí mismo

Los adolescentes que retrasan las relaciones sexuales hasta el matrimonio se dan a sí mismos la oportunidad de aprender de ellos mismos. Son libres de explorar otros intereses, talentos y habilidades, y tienen una idea más clara sobre lo que quieren sobre el futuro. Los adolescentes que se refrenan de sexo son menos vulnerables a la presión de los pares, llevándolos a un fuerte sentido de sí mismos. Finalmente, los adolescentes que no se enganchan en actividad sexual forman el carácter que los llevarán a un mayor éxito en la vida.

Más galerías de fotos



Escrito por debra pachucki | Traducido por esteban arenas