Cosas que afectan al comportamiento de los niños

El comportamiento de los niños está afectado por una compleja interacción de factores ambientales, biológicos y genéticos. En muchos casos, es difícil identificar las raíces exactas del comportamiento de un niño sin terapia extensa o pruebas psicológicas. Además, una causa rara vez cuenta por la forma en que un niño interactúa con el mundo a su alrededor. En cambio, los factores biológicos, la crianza, la personalidad y los acontecimientos de la vida juegan un papel clave que afecta cómo se comporta un niño.

Biología

Los factores biológicos pueden desempeñar un papel fuerte en el comportamiento de los niños. Por ejemplo, la genética juega un papel importante en la determinación del temperamento y de la psicofisiología de un niño, explica Barbara Kaiser y Judy Sklar Rasminsky en su libro “Challenging Behavior in Elementary and Middle School” (Comportamiento Desafiante en Primaria y Secundaria). Además, algunos rasgos de personalidad, como la sinceridad a la experiencia y la discusión son los rasgos hereditarios, lo que significa que los padres pueden transmitir estas cualidades a sus hijos genéticamente. Además, la genética puede desempeñar un papel en el desarrollo de las enfermedades de salud mental como depresión, trastorno bipolar y ansiedad, que afectan las maneras en que un niño se comporta. Además, el síndrome de alcohol fetal y los defectos de nacimiento también puede afectar a las interacciones interpersonales de los niños.

Crianza

El estilo de crianza puede tener fuertes efectos sobre el comportamiento de un niño. Por ejemplo, los padres que establecen irrealmente altas expectativas para sus hijos podrían criar a los niños que muestran comportamientos ansiosos o rebeldes porque son incapaces de cumplir con los deseos de sus padres. Asimismo, los padres que establecen bajas expectativas para sus hijos pueden ver a los niños que rinden menos de los esperado porque el niño es incapaz de ver su potencial completo. En el más extremo del espectro para los padres, los cuidadores que son abusivos y negligentes pueden fomentar los rasgos fuertemente antisociales en sus hijos, incluyendo agresividad y conductas solitarias. En general, sin embargo, los padres que fijan límites realistas y concuerdan en la aplicación de sus normas pueden afectar positivamente a la conducta de sus hijos.

Entorno comunitario

Los niños que viven en barrios peligrosos, como aquellos con altos índices de delincuencia violenta y actividad de drogas pueden mostrar comportamientos ansiosos, aprensivos o antisociales debido al miedo y a las influencias negativas por los compañeros. Asimismo, los niños que crecen en comunidades marcadas por la pobreza y la falta de recursos educativos pueden mostrar problemas de autoestima, desesperanza o depresión. De manera similar, los recursos familiares insuficientes, incluyendo la falta de alimentos nutritivos, un hogar inseguro y condiciones insalubres o ausencia de los padres puede llevar los niños a desarrollar comportamientos depresivos o oposicionales. Para los niños con severos estresores psicosociales, los trabajadores sociales de la escuela, agencias de servicios sociales y comunitarios de salud mental pueden conectar a las familias con los recursos que necesitan para cuidar de las necesidades físicas y de los comportamiento de sus hijos.

Estresantes de la vida

Los estresores psicosociales como el divorcio de los padres, el traslado, la intimidación y las interacciones negativas con sus compañeros pueden afectar todo comportamiento de un niño. Basado en la gravedad de estos factores estresantes, así como en su duración, los niños pueden desarrollar comportamientos depresivos, incluyendo llorar, retirar de sus compañeros y actuar en el país y en la escuela. Aunque algo de esto se enfatizará con el tiempo, en algunos casos, los niños pueden necesitar asesoramiento profesional para abordar las conductas.

Más galerías de fotos



Escrito por anna green | Traducido por maria gloria garcia menendez