El cortisol y la glucosa en la sangre

Los altos niveles de cortisol ponen tensión en la salud de tu cuerpo. Es normal que los niveles de cortisol aumenten durante los momentos de estrés agudo, pero no es normal que estos niveles se mantengan altos. Los niveles elevados prolongados de esta hormona esteroide afectan la función inmune, las vías metabólicas para el uso de la energía y el riesgo de enfermedad crónica. La glucosa en sangre se ve especialmente afectada por los niveles elevados de cortisol.

Condiciones de estrés

En situaciones de estrés, el papel del cortisol es proporcionar la glucosa en el cuerpo a través de la utilización de las reservas de proteínas. Esta entrega rápida de la glucosa prepara tu cuerpo para la lucha o mecanismo de lucha. Cuando el cuerpo está en un estado de estrés persistente, el cortisol es la obtención de la glucosa constantemente. Este flujo constante de glucosa conduce a altos niveles de azúcar en la sangre.

Otro efecto del cortisol

El cortisol obtiene la glucosa rápidamente para que el cuerpo la utilice en momentos de estrés. Al mismo tiempo, el cortisol también reduce los efectos de la insulina. Por lo tanto, no sólo son los niveles de glucemia alta, la insulina no puede realizar su función normal de mantener los niveles normales de glucosa, de acuerdo con "Today's Dietitian". El páncreas continúa para liberar insulina, pero las células son resistentes a esta. Sin embargo, el páncreas continúa para secretarla en respuesta a los niveles altos de glucosa, lo que pone tensión adicional en el páncreas.

Resistencia a la insulina, cortisol y la obesidad

Dado que los niveles elevados de cortisol provocan resistencia a la insulina, el azúcar en la sangre se mantiene elevada. Este efecto puede conducir a problemas de salud aún más graves, como el exceso de peso y la obesidad. Un estudio en julio de 2004 "Hormone Research in Pediatrics" evaluó los niveles de cortisol en niños obesos con resistencia a la insulina. Los niveles de cortisol fueron moderadamente elevados en los niños obesos, resistentes a la insulina. Con la pérdida de peso, el cortisol y la resistencia a la insulina se redujo significativamente. Los investigadores concluyen que hay una relación concreta entre el cortisol, la resistencia a la insulina y la obesidad.

Baja carga glucémica

Durante las épocas de altos niveles de glucosa, debido a los altos niveles de cortisol, una dieta apropiada puede ayudar a contrarrestar o reducir los niveles de azúcar en la sangre. Al comer hidratos de carbono, es importante asegurarte de que contienen una baja carga glucémica. Una baja carga glucémica disminuye el efecto que los carbohidratos tienen en el azúcar en la sangre. Los hidratos de carbono con alto contenido de azúcar refinada y los almidones por lo general tienen una alta carga glucémica y los granos enteros tienden a tener una menor carga glucémica. Ejemplos de alimentos con una baja carga glicémica incluyen manzanas crudas, peras (pears) crudas, lentejas (lentils), fríjoles (kidney beans), pan de centeno y los espaguetis de trigo integral.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea johnson | Traducido por gabriela nungaray