Cómo hacer corteza de pizza delgada y extra crujiente

No tienes que llamar a una pizzería para poder disfrutar el delicioso sabor de una pizza caliente, puedes hacer la tuya. Muchas recetas de pizzas caseras son para hacer cortezas gruesas tipo pan, pero con una masa más dura, hecha con harina para pan, puedes tener una corteza delgadísima y crujiente que no abrumará el sabor de tu salsa e ingredientes. Esta receta es para hacer suficiente masa para dos cortezas de pizza crujientes y delgadas.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • 3 tazas de harina para pan
  • 1 cucharada sopera de levadora seca activa
  • 1 cucharada sopera de azúcar
  • 1 cucharada sopera de sal
  • 3/4 de taza de agua tibia
  • 1/3 de taza de aceite de oliva más 2 cucharadas soperas

Instrucciones

    Haz la masa

  1. Combina la harina, levadura, azúcar y sal en un tazón grande de una batidora. Si no tienes una batidora con un gancho de amasar, mezcla los ingredientes a mano.

  2. Añade el agua y el aceite a los ingredientes secos y mezcla a velocidad baja por 8 minutos. También puedes mezclar la masa a mano en una superficie enharinada.

  3. Coloca la masa en un tazón rociado con aceite para cocinar y también rocía ligeramente la parte superior de la masa. Cubre el tazón con plástico y deja que la masa leve 24 horas en el refrigerador para darle un sabor artesanal. Si tienes prisa, puedes dejar que la masa se leve por un par de horas en la barra.

    Extender la masa

  1. Separa la masa en dos porciones iguales y extiende una porción a la vez. Enharina generosamente la superficie y ten harina extra a mano para rociar la masa.

  2. Haz un círculo delgado con la masa, de aproximadamente 14 pulgadas de diámetro. Mientras la extiendes, levanta la masa, rocía más harina en la superficie, y voltea la masa cada vez que el círculo esté 2 pulgadas más grande.

  3. Pasa el rodillo desde el centro del círculo hacia los bordes para mantener un grosor uniforme. La harina se hará muy delgada en las últimas pulgadas.

    Hornear la pizzas

  1. Esparce 1 cucharada sopera de aceite de oliva en dos moldes para pizza grandes, de 14 pulgadas. Precalienta el horno a 475°F.

  2. Levanta un círculo de masa cuidadosamente, y céntrala en uno de los moldes para pizza engrasados. Pellizca el borde externo de la masa para formar la orilla de la pizza para contener los ingredientes. Repite con la otra bola de masa.

  3. Añade tu salsa e ingredientes favoritos, y hornea de 20 a 22 minutos, cambiando las pizzas a la mitad de la cocción para que la corteza se dore uniformemente. Las pizzas están listas cuando las cortezas estén doradas y el queso esté burbujeante.

Consejos y advertencias

  • Durante el proceso de extender la masa con el rodillo, debes enharinar y voltear la masa al menos cuatro veces.
  • Para una corteza extra crujiente, hornea sólo las cortezas por cinco minutos antes de añadir los ingredientes y hornear por 20 minutos más.
  • Si tienes problema para levantar la masa delgada, puedes enrollarla de manera suelta alrededor de el rodillo o una sección de un palo de escoba que esté cubierto con un plástico limpio. Desenrolla la masa en el molde.
  • Si no tienes harina para pan, puedes usar harina de trigo, pero puede que la corteza no sea tan crujiente.
  • Esta receta no es adecuada para una corteza más gruesa, ya que no contiene suficiente agua.

Más galerías de fotos



Escrito por glenda taylor | Traducido por yolanda adriana paulín vázquez