Cómo cortar la acidez en la salsa de tomate

Los tomates son una fuente de vitamina C, o ácido ascórbico, pero este ácido puede contribuir a malestar estomacal y un sabor amargo en la salsa. Aunque agregar ingredientes dulces, como el azúcar, puede alterar el sabor acídico, otros ingredientes pueden neutralizarlo, haciendo que tu salsa no sólo sea sabrosa, sino además buena para el estómago.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Tomates pera pelados
  • Cebollas
  • Sartén
  • Aceite de oliva
  • Azúcar
  • Zanahorias
  • Colador
  • Bicarbonato de soda

Instrucciones

  1. Combina los ingredientes de tu salsa en un gran recipiente, usando tomates pera o roma pelados, si los eliges frescos. Estas variedades son naturalmente bajas en ácido.

  2. Coloca una pequeña cantidad de aceite de oliva en una sartén a fuego medio y agrega rodajas finas de cebollas dulces, como Vidalia o Walla Walla. Cocinala de 2 a 3 minutos antes de bajar el fuego y cocinar por 45 minutos a 1 hora más, revolviendo ocasionalmente. Agrega esto a tu salsa.

  3. Agrega una pequeña cantidad de azúcar blanca y revuelve bien. Prueba la salsa y agrega más si fuera necesario. Como una alternativa, podrías agregar zanahoria rallada o entera. A medida que se cocinan en la salsa, surge el azúcar natural que libera. Podrías dejarlas en la salsa o pasarla por un colador para retirarla.

  4. Deja la salsa en el fuego por no más de 1 1/2 hora. Cuanto más la dejas, más se evapora y más concentrados serán los tomates. Retírala del calor y déjala reposar por 40 minutos.

  5. Agrega 1 1/" cucharaditas de bicarbonato de soda. Espera a ver un burnujeo que indica que el bicarbonato de soda neutraliza el ácido. Revuelve la salsa hasta que deje de hacer burbujas.

Consejos y advertencias

  • Usa uno o todos los ingredientes para cortar el ácido, según los trucos que mejor vayan con tu salsa.

Más galerías de fotos



Escrito por deborah lundin | Traducido por susana lópez millot