¿Correr todos los días puede ponerte en forma?

Ya sea que estés buscando perder peso, mejorar tu salud cardiovascular o construir músculo, el ejercicio es indispensable. Sin embargo, para que el ejercicio sea realmente efectivo necesita ser una actividad que disfrutes y que puedas hacer parte permanente de tu estilo de vida. Si te gusta caminar o trotar, entonces hacerlo cada día será una excelente manera de ponerte en forma y sentirte bien.

Condición física para todos

Correr es un ejercicio que casi todos pueden hacer, y es una muy buena manera de perder peso. Puedes armar un plan para correr independientemente de tu peso actual o nivel de condición física, y comenzar a quemar calorías inmediatamente. "The Complete Guide to Running" recomienda alternar entre caminar y trotar para comenzar, y después aumentar el nivel a correr continuamente. Conforme adquieras condición física correrás naturalmente más tiempo y/o más rápido.

Perder grasa

Incluso si estás en un peso saludable, puedes estar cargando algo de grasa corporal extra. Correr eleva la temperatura de tu cuerpo, y promueve que tu cuerpo se empiece a deshacer de esa grasa. Conforme más consistente sea tu entrenamiento, más grasa quemará tu cuerpo, así que correr diariamente te ayudará a tener menos grasa con el tiempo, incluso si el peso de tu cuerpo sigue igual.

Condición cardiovascular

Correr todos los días te ayuda a desarrollar un corazón y pulmones fuertes, y puede mejorar tu técnica de respiración. El atleta profesional Perry Fields señala que la mayoría de las personas toman respiraciones cortas, que sólo usan parte de tu capacidad pulmonar. Correr te obliga a respirar profundamente, lo que ejercita tus pulmones y eleva tu ritmo cardíaco. Cuando corres diariamente, tu cuerpo se adapta con rapidez y comienza a usar el oxígeno con mayor eficiencia, lo que puede ayudar a disminuir tu ritmo cardíaco en reposo.

Sigue motivado

Correr tiene muchos beneficios a largo plazo y puede también motivar los químicos del bienestar, llamados endorfinas. Los ejercicios cardiovasculares, como correr, provocan que tu cerebro libere estas hormonas, lo que eleva tu estado de ánimo y alivia el dolor y el estrés. Son responsables por el fenómeno conocido como "runner's high" (disfrute del corredor) donde te sientes enérgico e incluso eufórico después de un entrenamiento intenso. Como resultado, en vez de sentirte cansado después de una carrera, te sentirás con energía, lo que premiará tu esfuerzo y te motivará a intentarlo de nuevo al día siguiente.

Más galerías de fotos



Escrito por zoe glass | Traducido por arcelia gutiérrez