¿Correr a toda velocidad ayuda a quemar más grasa?

Correr a toda velocidad o esprintar es correr lo más rápido posible dentro de un período de tiempo o distancia breve. A pesar de que correr de esta manera ayuda a quemar muchas calorías, no existe el tiempo necesario como para que el cuerpo use la grasa como combustible. Muchas personas que desean bajar de peso a veces se confunden sobre qué tipo de ejercicio es el mejor para quemar grasas. Según Robert dos Remedios, director de velocidad, fuerza y acondicionamiento en la College of the Canyons de Santa Clarita, California, la mejor manera de quemar grasa es hacer ejercicios de alta intensidad.

Ejercicio aeróbico

El ejercicio aeróbico es todo tipo de ejercicio que se pueda realizar dentro de un período de tiempo prolongado a un ritmo constante, como por ejemplo trotar o caminar. El cuerpo usa el oxígeno, la glucosa y la grasa del metabolismo aeróbico para producir energía. Al correr rápido no se usa la secuencia metabólica, pero sí se usa luego del efecto posterior a esprintar.

Ejercicio anaeróbico

El ejercicio anaeróbico no exige el uso de oxígeno. La principal fuente de energía proviene de un compuesto de alta energía llamado adenosín trifosfato, o ATF, que se almacena y recicla en los músculos. Debido a que el cuerpo posee una cantidad limitada de ATF, no podrás realizar ejercicio de alta intensidad durante más de 10 segundos. Según Vern Gambetta, director de Gambetta Sports Training Systems en Sarasota, Florida, el cuerpo usa el ATF almacenado y algo de glucosa como fuente de energía al esprintar. Para correr rápido por más tiempo o para hacer cualquier tipo de ejercicio de alta intensidad, el cuerpo usa la glucosa como fuente de energía para fabricar más ATF.

Exceso de consumo de oxígeno post ejercicio

Luego de una sesión de correr a toda velocidad, el metabolismo del cuerpo aumenta para recuperar la falta de oxígeno y para volver a su estado de descanso. Este proceso se llama exceso de consumo de oxígeno post ejercicio, o EPOC (por sus siglas en inglés), por el cual el cuerpo quema una mayor cantidad de calorías luego de una sesión de ejercicio extenuante. Mientras el cuerpo repara el tejido muscular y repone los nutrientes celulares, usa la grasa como fuente principal de energía. En 1994, el Dr. Angelo Trembblay, un fisiólogo especializado en el ejercicio físico de la Laval University de Quebec, Canadá, llevó a cabo un estudio sobre el EPOC con dos grupos de personas. Un grupo hizo ejercicio de alta intensidad en varios intervalos, mientras que el otro grupo hizo ejercicio aeróbico de forma constante. El primer grupo quemó tres veces más de grasa corporal que el segundo. Por lo tanto, correr a toda velocidad hace que el cuerpo experimente EPOC, con lo que usa la grasa como fuente de energía para recuperarse.

Conceptos erróneos

Mucha gente cree que hacer ejercicio de intensidad baja por un período de tiempo prolongado quema más grasas. Aunque el cuerpo usa aproximadamente un 50% de las calorías provenientes de la grasa durante las sesiones de ejercicio de intensidad baja, la cantidad de calorías que quemas es mucho más baja que las que se queman realizando ejercicio de alta intensidad, donde aproximadamente el 90% de la energía se obtiene a partir de la glucosa. Según Gambetta, los efectos del EPOC por correr a toda velocidad y hacer otros ejercicios de alta intensidad te ayudarán a quemar grasa luego de ejercitar.

Consejo de experto

Luego de una sesión de correr a toda velocidad, Remedios recomienda comer una pequeña comida que consista en carbohidratos y proteína magra dentro de los 30 minutos, para prevenir la pérdida de masa muscular y acelerar el proceso de recuperación. Si no, el cuerpo convierte las proteínas de los músculos en glucosa para suplir la energía del cuerpo. Un ejemplo de este tipo de comida consiste en leche descremada, fruta fresca y 3 onzas pollo horneado.

Más galerías de fotos



Escrito por nick ng | Traducido por noelia menéndez