Correr y problemas de útero en mujeres

El útero es un órgano hueco que se sitúa en la parte profunda del abdomen, entre la vejiga y el recto. La mayoría de las mujeres raramente piensan en el útero, más que en el embarazo y durante la semana del ciclo menstrual, pero algunas tienen condiciones médicas que afectan el útero en su vida diaria. Aunque el ejercicio es en general seguro para las mujeres con problemas en el útero, es importante hablar con un médico antes de iniciar una rutina de entrenamiento de intensidad moderada a vigorosa, como correr.

Fibromas uterinos

Los fibromas uterinos son crecimientos no cancerígenos que se desarrollan dentro del útero a partir del tejido muscular del órgano y eventualmente forman una masa gomosa alrededor de la pared del útero. La mayoría de los fibromas son relativamente pequeños, aunque pueden volverse lo suficientemente grandes como para cambiar la forma del útero. Hasta el 2011, la causa del crecimiento de fibromas era desconocida, aunque las alteraciones genéticas, los niveles de hormona y químicos específicos pueden estar relacionados. Los fibromas uterinos son generalmente asintomáticos, pero algunas mujeres pueden experimentar dolor o presión cerca de la pelvis, micción frecuente y mucho sangrado durante la menstruación. Los grandes fibromas que cuelgan de la pared del útero se pueden torcer durante la actividad física, como correr. Cuando esto ocurre, el suplemento de sangre disminuye, dando como resultado un intenso dolor.

Prolapso uterino

El prolapso uterino es una condición médica que ocurre cuando el útero se desprende de su posición normal, ocasionalmente cayendo dentro o fuera de la vagina. El movimiento de rebote repetitivo involucrado al correr puede empeorar los músculos del suelo pélvico ya debilitado. Si tus músculos del suelo pélvico se han debilitado o se han dañado debido a un parto natural, por la edad, por un estreñimiento crónico o por obesidad, el correr puede aumentar el riesgo de un prolapso. Aunque un caso leve de prolapso uterino generalmente no tiene síntomas o efectos secundarios, casos más severos pueden ocasionar presión en la vejiga, intestinos y la pelvis, dolor en el abdomen o en la parte baja de la espalda, flujo vaginal anormal o dificultad al orinar.

Endometriosis

Usualmente acompañada de un dolor intenso, la endometriosis ocurre cuando el revestimiento interior crece fuera del útero. Con cada ciclo de menstruación normal, el tejido endometrial se hace más grueso, se rompe, sangra y sale del cuerpo. Pero un tejido endometrial desplazado no puede salir del cuerpo y se queda atrapado, irritando a los tejidos y órganos que lo rodean. Junto con el severo dolor pélvico, muchas mujeres también experimentan calambres menstruales severos, un sangrado excesivo y fatiga. Correr en realidad puede aliviar los síntomas de la endometriosis. De acuerdo con "Fitness Magazine", una actividad física regular puede ayudar a reducir los niveles de estrógeno y tus receptores de dolor hormonal del cuerpo. Pero si correr empeora el dolor de tu endometriosis o causa un sangrado excesivo, evita la actividad y consulta a tu médico.

Consideraciones

Si tienes una condición médica que afecta a tu útero, habla con tu doctor antes de comenzar a correr. Él puede ayudarte a determinar si correr es una actividad segura para tu condición. Además, si experimentas molestias abdominales o pélvicas, dolor, sangrado vaginal o secreción mientras corres, detente inmediatamente y consulta a tu médico.

Más galerías de fotos



Escrito por krista sheehan | Traducido por karly silva