Cómo correr con presión alta

Si eres uno de los 50 millones de norteamericanos con hipertensión, puedes dudar un poco al momento de someterte a un programa para correr, pero no hay necesidad. El ejercicio en realidad te puede ayudar a controlar la presión sanguínea sin el uso de medicación adicional. Correr, junto con otros ejercicios, puede disminuir tus lecturas de presión diastólica y sistólica por tanto como siete puntos, señala la American College of Sports Medicine. Sin embargo, según tu afección preexistente, deberás tomar algunas precauciones.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Visita a un médico o proveedor de cuidado de la salud para tener seguridad antes de iniciar un programa para correr. La hipertensión te pone en riesgo de otras afecciones que pueden influir en tu respuesta al ejercicio. Además, algunas medicaciones tienen efectos secundarios que interfieren con el ejercicio, como el ritmo cardíaco elevado. Tu médico te puede ofrecer su visión sobre tu afección así como también las formas para enfrentar cualquier problema potencial.

  2. Caliéntate por al menos 10 minutos antes de comenzar el ejercicio, recomienda la American Heart Association. Esto le dará a tu cuerpo tiempo para ajustarse a las demandas de correr. Puedes calentar caminando o marchando en el lugar.

  3. Corre al menos 30 minutos a intensidad moderada para conseguir mejores resultados. La American College of Sports Medicine afirma que esta cantidad de actividad de intensidad moderada es suficiente para disminuir tu presión sanguínea y funciona tan bien como el ejercicio vigoroso. Si estás ejercitando a un ritmo moderado, respirarás rápidamente pero no tanto como para quedarte sin aire.

  4. Haz pequeños descansos. Si te quedas sin aire, corre un minuto y camina cuatro. Disminuye los descansos de caminata por un minuto a medida que progresa el ejercicio. Puede llevarte un tiempo antes de que puedas correr cómodamente los 30 minutos completos. Sé paciente.

  5. Enfríate con una caminata. Frenar abruptamente el entrenamiento puede hacer que la presión sanguínea caiga en picada. Esto puede causar mareos y calambres.

  6. Corre al menos tres veces por semana. Si estás lo suficientemente en forma, haz ejercicio hasta seis días a la semana para ver un mejoramiento más grande, sugiere el Dr. Brad A. Roy, director ejecutivo del Summit Medical Firness Center en Kalispell, Montana. Algunas personas ven que sus tomas de presión sanguínea caen un poco a las tres semanas, tal como señala la American College of Sports Medicine.

Más galerías de fotos



Escrito por elizabeth streeter | Traducido por aldana avale