Correr, ¿es malo para las mujeres?

Una mujer que invierte en un calzado para correr de calidad y se compromete a trotar varias veces por semana puede alcanzar recompensas significativas para la salud a partir de esta actividad simple. Entre estas gratificaciones se cuentan la pérdida de grasa, la ganancia de músculos y también minimizar los niveles de estrés. Correr es una actividad segura para muchas mujeres, aún cuando estén embarazadas. Siempre y cuando tu médico garantice que se trata de un entrenamiento seguro, es tiempo de comenzar a moverse para una salud mejor.

Consideraciones relativas a la salud


Las mujeres que corren cuando están embarazadas, con frecuencia ganan menos peso relacionado con el embarazo.

Harvard Health Publications informa que las mujeres pueden disminuir su riesgo de desarrollar cáncer de mama al mantenerse activas a través de actividades físicas tales como el trote. La American Pregnancy Association menciona que las mujeres que corren cuando están embarazadas, con frecuencia ganan menos peso relacionado con el embarazo y tienen trabajos de parto más reducidos que sus congéneres inactivas. De todos modos, si tu embarazo conlleva complicaciones, consulta a tu médico antes de continuar corriendo.

Peligros potenciales


Es conveniente correr en compañía.

Correr puede resultar una actividad peligrosa para las mujeres que corren solas, en especial en áreas con las que no están familiarizadas. Las mujeres deberían correr durante el día, en la medida de lo posible. Si no les queda otro remedio que correr de noche, deberían hacerlo acompañadas, y sólo en zonas bien iluminadas, con el fin de disminuir el riesgo de un ataque violento.

Más galerías de fotos



Escrito por william mccoy | Traducido por sofia elvira rienti