¿Correr es malo para el dolor de espalda?

Aunque correr es una de las formas más sencillas de hacer ejercicio, cada persona y su cuerpo responden de manera diferente a él. Correr es un ejercicio de alto impacto. Sin embargo, debido a las diferencias de zancada, peso y coordinación, correr puede ser bueno o malo para el dolor de espalda, dependiendo de la persona. Si tu dolor de espalda es crónico o intenso, habla con tu médico.

Causas del dolor de espalda

Un factor que hace que la relación entre correr y el dolor de espalda sea compleja es que existen muchas causas del dolor de espalda. La Clínica Mayo explica que muchos problemas estructurales son usualmente los culpables, incluyendo protuberancias o rupturas en discos, ciática, artritis, irregularidades en el esqueleto y osteoporosis. Estos posiblemente sólo se podrían arreglar con cirugía, si es que se puede. Sin embargo, los factores de riesgo del estilo de vida que pueden causar dolor de espalda son obesidad, trabajo sedentario y estrés.

Cómo el correr puede causar dolor de espalda

Correr en un ejercicio de alto impacto. Entre más rápido corras, más fuerte pegan tus pies en el suelo. El golpeteo repetitivo puede ser muy duro en las articulaciones y en la columna. Estudios como el que se publicó en el ejemplar de septiembre de 1986 del "Diario Británico de Medicina Deportiva" encontró que la columna se encogió varios milímetros después de correr 6 kilómetros, y que el encogimiento fue directamente proporcional a la velocidad al correr. Aunque la relación entre el encogimiento de la columna y el dolor de columna no está bien conocida, esos resultados mostraron qué tanto estrés puede causar correr en la columna. Si tu experimentas dolor de espalda crónico, correr podría no ser una opción para ti.

Cómo puedes reducir el dolor de espalda corriendo

Correr puede remediar o reducir algunas de las causas del dolor de espalda provocadas por el estilo de vida. La obesidad es un contribuidor importante al dolor de espalda, y correr es una excelente manera de perder peso. Un estilo de vida sedentario puede causar dolor de espalda, al permitir que los músculos centrales que soportan la columna pierdan fuerza. Un estudio publicado en un ejemplar de "Psicología Aplicada, Nutrición y Metabolismo" en diciembre de 2009 encontró que correr activaba los músculos del torso tan bien como los ejercicios específicos para el torso. El estrés, ansiedad y depresión también son contribuidores del dolor de espalda, causando que los músculos de la espalda baja se cierren. El ejercicio es una de las mejores manera de combatir el estrés.

Técnicas y alternativas

Aunque experimentes dolor de espalda durante o después de correr, no debes rendirte. Spine-Health.com explica que existen muchas cosa que puedes hacer para minimizar o eliminar el dolor de espalda causado por correr. Haz calentamiento antes de correr. No empieces corriendo lo más rápido que puedas; camina por un rato y ve elevando la velocidad. Estira tus tendones varias veces a lo largo del día. Los tendones pueden tirar de tu espalda baja, causando dolor y poniendo la columna en una posición no óptima para recibir el impacto al correr. Realiza ejercicios con pesas para el torso. Usa zapatos buenos y que den soporte; evita correr en concreto si es posible. Si tienes acceso a una piscina, un estudio publicado por el "Diario Americano de la Medicina Física y Rehabilitación" en julio de 2011, encontró que el correr en agua profunda puede reducir significativamente el dolor en pacientes con dolor de espalda crónico al incrementar la fuerza muscular y el rango de movimiento lumbar.

Más galerías de fotos



Escrito por jeffrey rice | Traducido por anabel vazquez