¿Correr escaleres mejora tu salto vertical?

Lanzarte por el aire es una habilidad fundamental para algunos deportes como el baloncesto, el voleibol, el fútbol y el béisbol. Aun en la vida diaria, puedes encontrarte saltando en ocasiones para alcanzar la rama de un árbol o atrapar un frisbee en el parque. Esta habilidad requiere de fuerza, coordinación y poder juntos. Correr escaleras es una actividad de alta intensidad que no solamente quema calorías, sino que también puede mejorar tus saltos; siempre y cuando se tomen en cuenta ciertos factores.

La mecánica detrás del salto

Saltar implica múltiples patrones de movimiento con las articulaciones en la parte inferior del cuerpo, tal como la flexión y extensión de la cadera, y la flexión y extensión de las rodillas. La flexión de la cadera ocurre cuando se mueve el muslo hacia el estómago. La extensión de la cadera ocurre cuando se mueve el muslo hacia atrás. La flexión de la rodilla se lleva a cabo al doblar la rodilla y mover el talón hacia atrás, y la extensión de la rodilla ocurre cuando se endereza la pierna. Esto requiere que uses los músculos grandes como los glúteos, los cuádriceps y los tendones. Correr las escaleras implica un movimiento rápido de las piernas levantando tu peso por los escalones, lo que fortalece todos los músculos de las piernas de la misma manera que cuando saltas, haciéndote más hábil en el salto vertical.

Resistencia adicional

El peso corporal es en sí mismo una buena resistencia para obtener un aumento de la masa muscular al subir escaleras corriendo. Desafortunadamente, después de varios entrenamientos, tu cuerpo se adapta a este estrés y dejas de hacer progresos; en este punto es cuando se requiere de resistencia adicional, usando un chaleco con pesas por ejemplo, para que tus músculos trabajen con un peso adicional. También tienes la opción de usar pesas en los tobillos o sostener mancuernas con tus manos, lo que también ejercerá más presión en los músculos de la parte superior de tu cuerpo

El truco con los músculos de la pantorrilla

Los músculos de la pantorrilla, los cuales consisten del grastrocnemio y el sóleo, se encuentran en la parte posterior e inferior de tus piernas y producen un movimiento llamado flexión plantar, el cual ocurre cuando mueves tu pie hacia abajo. Las pantorrillas fuertes son primordiales para tener impulsos de fuerza y hacerte saltar. Al correr escaleras hacia arriba, automáticamente trabajas los músculos de las pantorrillas, pero al hacerlo sobre las puntas de tus pies aumentas el efecto.

Subiendo escalones multiples

Subir escalón por escalón te permite moverte rápido, pero reduciendo la marcha y subiendo los escalones de dos en dos trabajas tus músculos con más énfasis. Estirar tu pierna más alto es similar al movimiento de las estocadas en el piso; la diferencia es que haces el movimiento a un ángulo inclinado, de modo que tus músculos tienen que trabajar más duro.

Pliométricos

Los ejercicios pliométricos requieren de un alargamiento lento del músculo, seguido de un movimiento repentino. Este tipo de entrenamiento es fundamental para los ejercicios que mejoran el salto vertical. Cuando se trata de correr escaleras hacia arriba, tienes múltiples ejercicios pliométricos de donde elegir. Por ejemplo: en vez de correr por las escaleras normalmente, sáltalas. Incluye variaciones como los saltos en dos piernas, saltar los escalones de dos en dos, saltar con un sólo pie, y abarcar cuantos escalones te sea posible en un solo salto.

Más galerías de fotos



Escrito por kevin rail | Traducido por maria del rocio canales