¿Correr es equivalente a nadar?

Correr y nadar son beneficiosos para tu salud. Ambas proporcionan acondicionamiento cardiovascular para el corazón, ayudan a perder o mantener tu peso y a prevenir la diabetes y a reducir el estrés y la depresión. Sin embargo, correr y nadar son diferentes en varios aspectos fundamentales, por lo que aunque se pueden obtener beneficios similares, no son equivalentes. Aún así, se puede combinar o alternar nadar y correr en una rutina de ejercicios de entrenamiento combinado excelente. Consulta a un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios.

Calorías

Puedes quemar más o menos la misma cantidad de calorías corriendo y nadando, así que los dos ejercicios son equivalentes en cierto sentido. Vas a quemar 704 calorías si corres durante una hora a un ritmo de 10 minutos por milla, según NutriStrategy. Esta es la misma cantidad de calorías que quemas nadando estilo libre rápido por una hora. Sin embargo, vas a quemar 1.126 calorías en una hora si corres a un ritmo de seis minutos por milla.

Impacto

Una diferencia significativa entre correr y nadar es la cantidad de impacto en tu cuerpo. La natación es un deporte de impacto nulo, lo que hace que sea ideal para aliviar los músculos estresados ​​y para la rehabilitación después de una lesión. Tu cuerpo recibe un rebote cuando corres. Si tienes una enfermedad como la artritis, correr puede empeorarla. La natación, por el contrario, es muy recomendable para aliviar el dolor de la artritis y para aflojar las articulaciones.

Otras diferencias

No existe una equivalencia en la velocidad de los corredores frente a los nadadores. Los corredores de elite viajan más de tres veces más lejos que los nadadores de elite en la misma cantidad de tiempo. Nadar 100 metros es más o menos lo mismo que correr 350 yardas. Debido al ambiente fresco de la piscina, espera que tu ritmo cardíaco esté cerca de 10 latidos por minuto más lento que el ritmo cardíaco de un corredor. Además, se utilizan diferentes músculos en la natación que cuando corres. Mientras corres principalmente trabajas la parte inferior del cuerpo, en tanto la natación usa la parte inferior del cuerpo con la patada y la parte superior con la brazada.

Dificultad

Correr es fácil, todo el mundo sabe cómo hacerlo, o puedes iniciar el ejercicio con rapidez. La natación puede ser difícil, sobre todo si tu objetivo es hacerlo con una técnica excelente. Es una habilidad que se desarrolla con el tiempo, y requiere de mucha práctica y entrenamiento. Además, necesitas aprender diversos movimientos para trabajar todos los grupos musculares del cuerpo.

Más galerías de fotos



Escrito por jim thomas | Traducido por daniel cardona