Correr como ejercicio y dolor en la clavícula

Tu clavícula se compone de dos huesos situados en la parte superior del pecho. El dolor en la clavícula mientras corres es un signo de daño óseo. Este daño podría ser una simple contusión o podría ser una fractura o dislocación. En muchos casos se trata de una combinación de dos o más de estas condiciones.

Causas

El daño a la clavícula, por lo general, se produce como resultado de un trauma. En la mayoría de los casos, es un fuerte traumatismo. Las lesiones de clavícula son comunes en los atletas. Los huesos frágiles debido a la falta de calcio también pueden contribuir a la aparición de esta lesión. En algunos casos las lesiones de clavícula son causadas por movimientos incómodos que dislocan el hueso.

Síntomas

El dolor y la hinchazón son los síntomas más comunes del daño en la clavícula. La hinchazón y el dolor se encuentran en las proximidades de la clavícula. Mover tu brazo también puede causarte dolor cuando tienes daños en la clavícula. Las ondas de choque causadas por correr también pueden causar dolor en una clavícula dañada.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de una lesión en la clavícula es llevado a cabo por un médico. El diagnóstico se realiza mediante un examen físico y un examen de rayos X. El régimen de tratamiento de una lesión en la clavícula puede incluir la inmovilización, los medicamentos de alivio del dolor —generalmente con medicación antiinflamatoria— y, en casos raros, la cirugía.

Ejercicios alternativos a correr

Correr es un ejercicio de alto impacto que envía ondas de choque a través de tu cuerpo cada vez que tus pies chocan contra el suelo. Sustituye la corrida por ejercicios de bajo impacto, como ejercitarte en una bicicleta fija y el entrenamiento elíptico. Estos ejercicios te proporcionan el mismo entrenamiento aeróbico sin agravar tu lesión en la clavícula.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. robert petros | Traducido por gloria soto