Correr durante el primer trimestre de embarazo

En el primer trimestre de tu embarazo es posible que tengas muchos síntomas. Si bien aún no te sientes pesada o agobiada por una gran barriga, es posible que sientas náuseas y fatiga. Algunas mujeres tienen la suerte de no sufrir ninguno de estos problemas comunes y apenas notan su embarazo durante el primer trimestre. Si te gusta correr, es posible que quieras mantener tu rutina de ejercicio para sentirte saludable y simplemente sentirte tú misma. Una buena regla de oro es siempre consultar con tu médico sobre el ejercicio durante cualquier etapa del embarazo para asegurarte de que sea seguro.

Tus hábitos para correr

Según BabyCenter.com, correr durante el primer trimestre probablemente es seguro para la mayoría de las mujeres, si no hay otros problemas de salud, siempre y cuando hayas corrido con regularidad antes de quedar embarazada. Incluso si lo has hecho, no debes hacer entrenamiento físico intenso ni carreras muy difíciles, como un maratón. Si no has corrido constantemente antes del embarazo, considera elegir otro ejercicio hasta después de que nazca el bebé.

Preocupaciones con respecto al ejercicio

Si no estás en forma y te exiges demasiado mientras corres, podrías sobrecalentarte y poner en riesgo al feto en desarrollo. El embarazo también relaja las articulaciones, las que se impactan demasiado cuando corres. Las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de sufrir una lesión cuando corren, así que debes cuidarte de correr demasiado o demasiado rápido. Si el médico y el nivel de condición física te permiten correr de forma segura en tu primer trimestre, no olvides beber mucha agua para evitar la deshidratación.

Riesgos al correr

Son varios los factores y las complicaciones que pueden hacer que correr sea inseguro para las mujeres en su primer trimestre de embarazo, incluso si están en buena forma física. Las mujeres que experimentan sangrado vaginal o contracciones tempranas, tienen hipertensión inducida por el embarazo o experimentan ruptura prematura del saco amniótico no pueden continuar corriendo durante el embarazo.

Alternativas a correr

El ejercicio y la actividad física regular pueden ser muy útiles para promover un embarazo saludable y hacer frente a los desafíos físicos y emocionales del embarazo. En lugar de correr, considera el yoga prenatal, caminar y nadar. Puedes utilizar equipos de ejercicio, como una máquina elíptica o una bicicleta estática, para ayudar a mantenerte en forma, mientras proteges a tu bebé y a tu cuerpo frente a posibles daños.

Más galerías de fotos



Escrito por diana rodriguez | Traducido por katherine bastidas