¿Está bien correr después de hacer levantamiento de pesas?

Los ejercicios de entrenamiento cardiovascular y de fuerza son elementos esenciales en un programa de ejercicios bien equilibrado. Si estás considerando incluir una actividad cardiovascular, como correr, y un ejercicio de entrenamiento de fuerza, como levantar pesas, en tu rutina de entrenamiento semanal, tal vez te preguntes cuándo es mejor hacerlos. Antes de crear el plan que más te ayude, considera lo que estás tratando de lograr, estableciendo claros objetivos para tu rutina de ejercicios.

Correr después de levantar pesas

Si tu principal objetivo al ejercitar es aumentar tu masa muscular y lograr avances sustanciales en tu fuerza, correr después de levantar pesas es el enfoque más lógico para tu entrenamiento. En este caso, tendrás más energía para realizar levantamientos máximos antes de empezar a sentir fatiga muscular. Correr después de tu sesión de entrenamiento de fuerza te ayudará en tu objetivo de ganar fuerza, suministrando a los músculos que entrenarás más oxígeno y nutrientes para su recuperación.

Correr antes de levantar pesas

Cuando tus objetivos de correr sean mejorar tu velocidad, abarcar más millas o prepararte para una próxima carrera, tiene sentido que corras antes de levantar pesas. Si levantas pesas primero, tus músculos ya estarán cansados en cierta medida, lo que podría hacer que sea un desafío correr más rápido y más millas. Cuando entrenes para un evento competitivo, como una carrera, es importante que mejores tus niveles de energía y tu cuerpo se familiarice con el método más exitoso para el evento atlético.

Correr antes y después

Es posible que hayas decidido incorporar las carreras en tu rutina de ejercicios para quemar más calorías. Si la quema de calorías es tu objetivo principal, integra levantamiento de pesas y carreras en el mismo entrenamiento. Haz intervalos de 20 a 30 minutos. Corre a toda velocidad durante 60 segundos y luego recupérate, levantando pesas ligeras durante 60 segundos. Repite esta secuencia de 10 a 15 veces. Los intervalos en los entrenamientos ayudan a quemar más calorías en un corto periodo de tiempo.

Designar días

Si bien establecer metas para tu acondicionamiento físico te puede ayudar a determinar el enfoque más lógico para hacer ejercicio, es importante que tu enfoque incluya una cantidad adecuada tanto de ejercicio cardiovascular como entrenamiento de fuerza. Trata de hacer al menos 150 minutos de carrera o algún tipo de ejercicio cardiovascular a la semana y entrenamiento de fuerza por no más de dos o tres días. Si entrenas la mayoría de los días de la semana, designar días específicos para correr y levantar pesas puede ser una manera efectiva de obtener el máximo rendimiento en cada tipo de sesión de entrenamiento, mientras sigues las recomendaciones de acondicionamiento para la semana.

Más galerías de fotos



Escrito por mary marcia brown | Traducido por patricia a. palma