Cómo correr después de una gripe

La gripe es una enfermedad que causa fiebre, malestar gastrointestinal y dolores musculares que pueden durar por varios días. Cuando los síntomas de la gripe son severos, no tendrás ganas de salir de la cama y mucho menos de ir a entrenar. Cuando comiences a sentirte mejor, quizás quieras salir de casa después de estar encerrado por el virus. Antes de correr después de una gripe, asegúrate de que tu cuerpo esté listo para lidiar con el desgaste físico adicional que implica correr.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Necesitarás

  • Termómetro

Instrucciones

  1. Tómate la temperatura. No salgas a correr si tienes fiebre. Una temperatura elevada es una señal de que tu cuerpo aún combate con el virus. Necesitas dejar que tu sistema inmune elimine la gripe antes de desgastar físicamente tu cuerpo al correr.

  2. Asegúrate de que los problemas estomacales estén resueltos. Los vómitos y la diarrea suelen acompañar a la gripe, provocando deshidratación. El sudar al correr empeorará la deshidratación, aumentando el riesgo de llegar a niveles peligrosos de deshidratación, produciendo problemas como náuseas, diarrea, debilidad y desvanecimientos.

  3. Sigue la regla de las 24 horas. No salgas a correr hasta que los síntomas hayan mejorado durante 24 horas o más. Esto incluye cualquier fiebre, náuseas, vómito, diarrea, dolores musculares o calambres. Como los síntomas de la gripe pueden desaparecer por corto tiempo y reaparecer, debes asegurarte de que el virus realmente se haya ido antes de ponerte las zapatillas para correr.

  4. Reduce la distancia. Después de la gripe, no podrás salir a correr y cubrir la distancia usual de tus entrenamientos. Tu cuerpo ha sufrido un gran desgaste combatiendo el virus y no tiene la misma resistencia y los niveles de energía que solía tener. No te excedas y presta atención a tu cuerpo.

  5. Ajusta tu programa. Al recuperarte de la gripe, pueden pasar semanas ante de que recuperes tu fuerza. No esperes apilar muchas carreras consecutivas o realizar carreras demandantes durante las primeras semanas. Tu cuerpo necesita tiempo para fortalecerse y recuperarse. Si te excedes estando débil, corres el riesgo de debilitar tu sistema inmune y volver a enfermar.

Consejos y advertencias

  • Habla con tu médico si tienes dudas sobre volver a correr. Si te sientes peor, regresa la fiebre o desarrollas nuevos síntomas, consulta con tu médico. Estos son signos de una infección que podría requerir antibióticos.

Más galerías de fotos



Escrito por katie duzan | Traducido por eduardo moguel