Correr después de un esguince menor

Los esguinces son una lesión irritante común entre los corredores. Te hacen perder valioso tiempo de entrenamiento y afectan tu programa de ejercicio para las próximas carreras en las que estés participando. Los corredores generalmente sufren de esguinces de tobillo, aunque los esguinces de rodilla son también posibles. Si has sido diagnosticado con un esguince leve, volverás al entrenamiento más rápido si descansas y sigues las instrucciones de recuperación (incluyendo las señaladas por tu médico).

Los esguinces leves

Los esguinces se clasifican de acuerdo a la gravedad como de grado 1, 2 o 3. Los esguinces de grado 1 también se llaman esguinces menores o leves y ocurren cuando se estiran los ligamentos que rodean la articulación. Este estiramiento provoca una pequeña cantidad de daño en la zona. En un esguince leve tendrás dolor y sensibilidad en el tobillo o la rodilla. También verás una ligera hinchazón alrededor de la articulación, pero no debe haber inestabilidad, este es un signo de un esguince de grado 2 o 3. Entre los tres tipos de esguinces, las torceduras menores tienen el tiempo de recuperación más corto.

Tratamiento y períodos de descanso

El Dr. Eric Berkson de Orthopaedic Surgery of Quincy recomienda evitar correr y realizar otros deportes por una a tres semanas durante la curación de un esguince de tobillo leve. Después de un esguince menor en la rodilla, no debes correr durante unas dos a cuatro semanas. Recuerda, sin embargo, que el tiempo de recuperación se determina en última instancia por la rapidez con que se cura la lesión, y no por el número de semanas que han pasado. En las primeras 72 horas, aplica hielo en el tobillo o la rodilla durante 20 minutos cada hora que estés despierto, mantén la articulación elevada por encima del corazón durante al menos 24 horas. Envuélvela con un vendaje de compresión para proporcionar apoyo y limitar la hinchazón. Camina y pone peso sobre la pierna afectada tan pronto como te sienta cómodo.

Correr tras un esguince de tobillo

Cuando finalmente vuelvas a correr, el tobillo debe sentirse fuerte. Lleva a cabo una serie de pruebas para determinar cuándo puedes empezar a correr, instruye Berkson. Comienza a correr cuando seas capaz de pararte en puntas de pie por 20 segundos y saltar en esa posición 10 veces. Comienza por correr en línea recta. Progresa hasta correr en una figura de 8. Cuando puedas correr en zigzag sin dolor, puedes volver a las carreras más largas. Sin embargo, debes usar un soporte para el tobillo durante al menos seis meses después de tu esguince.

Correr después de un esguince de rodilla

Puedes regresar con seguridad a correr cuando tengas toda la fuerza y ​​el rango de movimiento de la rodilla, de acuerdo con la Sports Science Orthopaedic Clinic. También debes ser capaz de correr o trotar en línea recta, en una figura de 8 y en zigzag, en ese orden, sin renguear o sentir dolor. Asegúrate de que puedes saltar con ambas piernas y sólo con la pierna lesionada sin dolor. Tu médico puede recomendarte que uses un refuerzo para la rodilla durante la actividad.

Advertencias

Siempre haz que un médico evalúe tu lesión para determinar la gravedad. Por encima de todo, sigue sus directrices en lo que respecta al tratamiento y el tiempo de recuperación. Correr demasiado pronto después de un esguince puede causar una nueva lesión y dar lugar a otros problemas. Vuelve a tu programa de entrenamiento con moderación y deja de correr si tienes algún dolor.

Más galerías de fotos



Escrito por christine wheatley | Traducido por mar bradshaw