Correr y el desequilibrio muscular

Correr (running) es una de las formas más eficaces y accesibles de ejercicio cardiovascular y es una forma rápida de tonificar la parte inferior de tu cuerpo. Sin embargo, si no equilibras correr con otras actividades de acondicionamiento, desarrollarás desequilibrios musculares que, con el tiempo, pueden conducir a dolor e incluso lesiones. La clave para correr intensamente es entender cómo la marcha afecta a tu cuerpo para que puedas complementarlo con otros ejercicios para fortalecer los músculos, evitar los desequilibrios y garantizar mantenerte saludable.

Desequilibrios comunes

La entrenadora personal y de maratones Kelly Doyle escribe en su página web, K’s Body Shop, que incluso los corredores habituales suelen tener glúteos, abductores, aductores de cadera, el tibial anterior, el músculo de la espinilla, los estabilizadores del tronco y los abdominales débiles. Los desequilibrios en los músculos más pequeños de las piernas, como los flexores de la cadera, pueden dar lugar a problemas de estabilidad debido a su debilidad, mientras que la falta de fuerza en el núcleo puede afectar tu postura, dando lugar a patrones de respiración pobres.

Causas

Correr es excelente para el desarrollo de los músculos isquiotibiales, gemelos y, en menor medida, los cuádriceps y los glúteos. Sin embargo, como señala Doyle, hay músculos que están sub-utilizados durante dicho ejercicio, como los músculos centrales y de la parte superior del cuerpo, los cuales soportan la postura y los músculos de la cadera que ayudan a estabilizar la pelvis durante el ejercicio de correr. Los corredores que tienen problemas con la postura, o problemas biomecánicos tales como displasia de cadera o una discrepancia o mala alineación de la pierna o una mala mecánica, pueden desarrollar otros desequilibrios musculares, ya que están tratando de compensar la falta de simetría en su paso.

Riesgos de lesiones

La American Chiropractic Associatio señala que los desequilibrios musculares pueden causar lesiones por uso excesivo. Un corredor que tiene una buena alineación y equilibrio muscular puede afrontar duros entrenamientos mientras que los corredores con problemas biomecánicos no pueden soportar incluso una carrera moderada sin desarrollar varios tipos de lesiones por uso excesivo. Por esta razón es posible que desees considerar la posibilidad analizar tu marcha profesionalmente por un entrenador o un médico para determinar si tienes problemas biomecánicos que pueden aumentar tu riesgo de lesión. Sólo así podrás ejercitar los músculos que necesiten ser fortalecidos.

Prevención

La mejor manera de prevenir las lesiones de los desequilibrios musculares es agregar entrenamientos de fuerza (strength training) y ​​entrenamientos cruzado (cross-training) a tu programa de ejercicios. Esto ayudará a prevenir y tratar los desequilibrios musculares y mejorar tu capacidad para correr. Según Michael Fredericson, MD, y Tammara Moore, PT, algunos de los ejercicios más beneficiosos son ejercitar el núcleo con un balón de estabilidad, que se localiza en los músculos del tronco, y ejercicios como step-ups y estocadas laterales (side lunges), que trabajan los cuádriceps, glúteos y los flexores de la cadera.

Más galerías de fotos



Escrito por zoe glass | Traducido por priscila caminer