¿Correr descalzo causa dolor en el arco del pie?

Después de escuchar tanto alboroto sobre correr descalzo, es probable que le hayas dado una oportunidad. Después de una o dos semanas de correr descalzo, puedes haber notado una sensación de dolor en la parte inferior de tu pie durante y después de tus carreras. Si experimentas dolor en los arcos al correr descalzo, debes saber que no eres el único. Sin embargo, la mayoría de las veces se relaciona con hacer demasiado ejercicio en poco tiempo y sin los zapatos. En muchos casos, los arcos doloridos y otros dolores del pie se pueden evitar con una serie de recomendaciones claves para correr descalzo.

Mecánica de correr

La mayoría de la gente, sobre todo si han estado corriendo con zapatos, plantan sus pies al caer sobre los talones primero. Tu peso se traslada entonces hacia delante en el pie y empuja fuera de la parte delantera. Mientras esto sucede, tu pie a menudo rueda un poco, también. Esto se denomina pronación. Un poco de pronación es normal, pero esto puede dar lugar a molestias en los pies, piernas y rodillas. Correr descalzo se supone que minimiza el exceso de pronación, porque los corredores tienden a aterrizar más sobre la parte de adelante de tus pies. Sin embargo, el cambio de estilo no se produce automáticamente por el cambio de lo que te pones o no en los pies. Muchas personas tienden a seguir corriendo de la manera que lo hacían con calzado. Así, si bien puedes estar tratando de disminuir el riesgo de lesiones por correr descalzo, en realidad puedes hacerte más propenso a lastimarte los pies, si no cambias tu forma de correr.

Reduce el volumen

Muchos corredores pueden evitar el dolor del arco siguiendo una progresión adecuada para correr descalzo. Comienza caminando descalzo unos pocos días a la semana. Cuando empieces correr, reduce al 25% o menos de tu volumen de entrenamiento regular. Si estás acostumbrado a correr cuatro horas por semana, comienza con sólo 1 hora o menos. Además, haz cada sesión más corta de lo habitual y en un principio, disminuye tu velocidad. Estas directrices ayudarán a los pies a adaptarse a no usar zapatos y poco a poco vas a fortalecer los músculos de los pies que no se habían usado tanto.

Cambia tu estilo

Cambiar tu estilo de correr, especialmente si has estado corriendo calzado por un largo tiempo, no es fácil, y probablemente no va a suceder durante la noche. Quieres enseñarte a ti mismo a usar más la parte delantera del pie. Comienza focalizando en hacer pasos más cortos y presiona tus caderas hacia delante sin arquear la espalda. Haz que un amigo te filme mientras corres, haciendo zoom sobre tus pies, para que puedas visualizar cómo tu pie realmente aterriza.

Otras consideraciones

Si tienes un arco alto, usas ortopedia, o tienes cualquier otra preocupación con los pies, es una buena idea consultar a un médico especialista sobre correr descalzo. Si acabas de empezar a correr descalzo, es posible que las superficies más blandas, como el pasto y la arena puedan parecer atractivas para las plantas de los pies, pero en realidad estas superficies son menos estables y pueden poner más tensión en tus pies y tobillos. Espera hasta que hayas adquirido cierta fuerza y ​​resistencia en los músculos de los pies antes de ir a correr descalzo en la playa.

Más galerías de fotos



Escrito por christine st. laurent | Traducido por mariana nonino