Cómo correr dependiendo de diferentes tipos de cuerpo

Los tipos de cuerpo determinan, hasta cierto punto, qué tan buen corredor eres y puede ser un indicador del tipo de carreras en las que puedes destacar. En general, los de distancias largas son bajos y ligeros, mientras que los corredores de velocidad pueden ser altos y fornidos. La diferencia entre ambos yace en la carga de trabajo que se relaciona con el estilo de carrera. Al final, tu tipo de cuerpo no debe desalentarte de disfrutar el tipo de carrera que más te gusta.

Tipos de cuerpos típicos

Los tipos de cuerpos caen en tres categorías: ectomorfo, mesomorfo y endomorfo. Las características tradicionales de las personas con cuerpo ectomorfo incluyen la dificultad para subir de peso, los hombros son angostos, la masa muscular es poca, son delgados y su metabolismo es rápido. Un mesomorfo es típicamente atlético y puede obtener masa muscular con facilidad. También tiende a subir de peso más fácilmente que un ectomorfo. Los individuos endomorfos tienen un físico más redondo con tejidos musculares suaves, por lo general tienen metabolismo lento que les dificulta la pérdida de peso. Aunque los tipos de cuerpo son buenos indicadores de si puedes ser un buen corredor, estas clasificaciones no incluyen el peso, que puede ser un factor preponderante en el desempeño de un corredor.

Tipos de cuerpo grande

Los tipos de cuerpo grande no deben ser clasificados como mesomorfos de inmediato. Existen varios tipos de cuerpos que cuentan con características ectomorfas y endomorfas. Esto es relevante para correr porque un cuerpo grande que resulta ser ectomorfo o mesomorfo es más propenso a correr a velocidad. Los ectomorfos pesan menos que las demás clasificaciones y los mesomorfos son los más fuertes. Para ser sinceros, estas características permiten que un corredor sea bueno en velocidades altas. Las características de un mesomorfo harían muy difícil correr a máxima velocidad en potencia, sobre todo por el gran peso que tiene que ser desplazado.

Tipos de cuerpos pequeños

Los cuerpos pequeños y delgados tienden a ser mejores para correr largas distancias. Aunque los corredores altos y delgados tienen largas zancadas, su velocidad no es necesariamente influenciada por esto. De acuerdo con el Dr. Niels Secher, un anestesiólogo, investigador y remero de la Universidad de Copenague, los corredores más bajos son mejores para largas distancias que los corredores altos. Las piernas largas y grandes complican el levantamiento y el impulso para mover el cuerpo hacia adelante. En contraste, los pasos más pequeños y más ligeros resultan más veloces para distancias largas.

Todos podemos correr

Tu tipo de cuerpo no debe alejarte de participar en el tipo de carreras que disfrutas. No importa si eres bajo y delgado, pero prefieres la velocidad, o alto y de mayor peso, pero te gusta correr largas distancias. Mientras te diviertas y te mantengas activo, estarás contribuyendo con tu salud y tu acondicionamiento. Aunque el tipo de cuerpo está genéticamente influenciado a ser mejor en ciertos estilos de carreras, estos estilos no son exclusivos y pueden disfrutarse. Muchas personas con sobre peso corren grandes distancias porque es parte de su rutina de acondicionamiento. Con el paso del tiempo, conforme bajes de peso, el físico puede cambiar, lo que mejorará tu desempeño en las carreras.

Más galerías de fotos



Escrito por dan harriman | Traducido por ricardo frot