Cómo correr con una cadera artrítica

La artritis no necesariamente tiene que excluirte de correr, pero si el dolor persiste, busca maneras alternativas de ejercitarte.

Hay muchos ejercicios que te proveerán tantos beneficios cardiovasculares como correr. Y estos tienen menos probabilidades de incrementar el malestar en tu cadera.

Las caderas artríticas son un padecimiento extremadamente común; de acuerdo a los Centers for Disease Control and Prevention (CDC), una de cada cuatro personas en los Estados Unidos puede llegar a sufrir dolor en las caderas debido a la artritis. Los expertos piensan que la alta incidencia de dolor en la cadera probablemente es debido al estilo de vida sedentario y subsecuente obesidad que aflige a la población de EE.UU. El problema es que si bien un estilo de vida inactivo puede conducir a las caderas artríticas, una vez que esta sección de tu cuerpo empieza a doler, un ritmo de vida activo; particularmente los ejercicios de alto impacto como correr; puede causar más dolor. Sin embargo, el ejercicio es esencial en un plan de tratamiento para la artritis de cadera. Aunque es importante escoger los tipos correctos de ejercicios.

Ejercicio moderado

Se ha demostrado que una rutina de entrenamiento con ejercicio moderado disminuye el malestar causado por la artritis, ayuda a perder peso y a mantenerlo en un nivel saludable, e incrementa la movilidad. La clave es elegir los ejercicios adecuados. Y si tienes artritis de cadera, correr y otros ejercicios vigorosos de alto impacto, pueden no ser la mejor opción debido al esfuerzo que los mismos ejercen sobre tu cuerpo.

Por último, un profesional de la salud que esté familiarizado con la terapia física y el entrenamiento personal deberá aprobar los ejercicios que incluyas en tu programa. Podrías ser una de las personas con artritis de cadera que pueden correr. Pero la Arthritis Foundation y otras organizaciones generalmente recomiendan no correr cuando se tienen caderas artríticas.

Cuando corres tus pies golpean el suelo. Dichos golpes generan demasiada fuerza sobre la articulación de la cadera. Es por esto que el personal del Department of Orthopaedics and Sports Medicine de la University of Washington sugiere que caminar es preferible a correr para las personas con artritis debido al hecho de que esta actividad no genera tanta tensión sobre tus articulaciones.

Alternativas a correr

Hay muchos ejercicios que proveerán los mismos beneficios cardiovasculares que correr. Y los mismos tienen menos posibilidades de incrementar el malestar en tu cadera. La revista Arthritis Today recomienda que tú:

• Camines en el exterior sobre una superficie plana.

• Camines en una cinta para correr sin aumentar el ajuste de inclinación.

• Manejes bicicleta en el exterior sobre superficies uniformes usando ajustes de marcha fáciles.

• Utilices una bicicleta estática de baja resistencia.

Ejercicios acuáticos

La natación y los ejercicios acuáticos ofrecen las ventajas de un buen entrenamiento cardiovascular, y de fortalecimiento en un entorno libre de impactos. La flotabilidad que se presenta en el agua les sirve como apoyo a las articulaciones adoloridas mientras están en movimiento. Los especialistas en medicina deportiva de la University of Washington, así como también los expertos de la Arthritis Foundation, los CDC, y los National Institutes of Health recomiendan los ejercicios acuáticos para las personas con artritis que afecte sus caderas y otras articulaciones.

Emplea una piscina para:

• Caminar en el extremo poco profundo.

• Atravesar la piscina nadando. Ensaya diferentes estilos de brazada; si das patadas, hazlo con delicadeza.

• Toma una clase para aprender las técnicas apropiadas para hacer caminata en el agua, aeróbicos acuáticos e incluso trotar dentro del agua.

Puedes ejercitarte para reducir las molestias y mejorar tu habilidad para moverte si tienes caderas artríticas. Sin embargo, es importante que le prestes atención a las señales de tu cuerpo, consulta a un profesional del cuidado de la salud que esté familiarizado con la terapia física y diseña una rutina de ejercicio moderado apropiada de acuerdo a tus capacidades, y metas.

Acerca de la autora

Alexandra Kaplan, quien tiene un Máster, es dietista registrada y dietista-nutricionista certificada, está registrada en esta práctica en el Montefiore Medical Center, donde se desempeña en todas las unidades hospitalarias. La autora completó su Máster en nutrición clínica en la New York University y su entrenamiento práctico en el Montefiore Medical Center.

Kaplan tiene un título de pregrado de la Cornell University, donde estudió desarrollo humano. Ella también es miembro de la Academy of Nutrition and Dietetics y la New York State Dietetic Association.

Foto: Comstock Images/Comstock/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por alexandra kaplan, ms, rd, cdn
Traducido por jhonatan saldarriaga