Cómo correr para tener brazos delgados

Correr es un deporte muy popular y una forma fantástica de ejercicio aeróbico que ofrece numerosos beneficios como la mejora de la salud cardiovascular, pérdida de peso y alivio del estrés. Aunque la mayoría de la gente asocia correr con el beneficio que se logra en los principales grupos de músculos de la parte inferior del cuerpo, los brazos también obtienen un gran entrenamiento si corres adecuadamente. Incorpora unos sencillos consejos en tu próxima carrera y adelgaza tus brazos.

Bíceps y tríceps

Los brazos están formados principalmente por dos grupos principales de músculos. El músculo bíceps braquial es un músculo de dos cabezas que se encuentra en la parte delantera de la parte superior del brazo. La función principal de este músculo es ayudar con la flexión del hombro. Cuando levantas el brazo, el músculo bíceps es el principal responsable de esta acción. El grupo muscular del tríceps es un gran grupo muscular de tres cabezas que se encuentra en la parte posterior del tramo superior del brazo, y funciona como antagonista del bíceps.

Los beneficios de correr

Correr como una forma de hacer ejercicio cardiovascular dentro de tu plan completo de entrenamiento puede ayudar a reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial y accidentes cerebro-vasculares, entre otras condiciones de salud. Uno de los principales beneficios de correr radica en su contribución para quemar grasa. Correr es una forma efectiva de quemar calorías y perder grasa de todo tu cuerpo. Si tu objetivo es adelgazar solamente el tamaño de tus brazos, no se puede, pero correr con regularidad adelgazará todo tu cuerpo. Trata de correr al aire libre o en la cinta caminadora cinco veces a la semana durante al menos 30 minutos por sesión, para obtener resultados visibles.

Incluye tus brazos en el ejercicio

Correr trabaja principalmente los grandes grupos musculares de la parte inferior de tu cuerpo, es decir, los isquiotibiales, cuádriceps y glúteos. Para trabajar los músculos de los brazos, no los tengas en línea recta a los lados mientras corres. Balancea tus brazos rápidamente hacia adelante y atrás a medida que corres, conservándolos doblados en un ángulo de 90 grados, manteniendo los hombros rectos y hacia atrás, según aconsejan los expertos del sitio web Shape.com.

También los estiramientos cuentan

Para maximizar los beneficios de tu entrenamiento, no te olvides de elongar antes y después de cada carrera. El estiramiento dinámico funciona mejor antes de tu entrenamiento para ayudar a entrar en calor tu cuerpo, pero apégate a los estiramientos estáticos después de correr, lo que ayuda suprimiendo tu sistema nervioso central. Estos estiramientos de brazos, como el estiramiento de brazo cruzado (crossover arm stretch) y el estiramiento de tríceps alargan los músculos y maximizan los beneficios de tu entrenamiento.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle dawn | Traducido por maria del rocio canales