¿Correr ayuda a eliminar la grasa de los muslos?

La movediza grasa de los muslos puede ser una amenaza para tu seguridad en sí misma cuando estás tratando de quedar bien con ropa reveladora. Tienes poco de qué preocuparte desde un punto de vista del bienestar, porque esta grasa es benigna; pero para tonificar los muslos y recuperar la confianza en ti misma, debes hacer un poco de trabajo. Correr es una forma de ejercicio que puede producir una gran gratificación, siempre y cuando lo hagas correctamente. Consulta a tu médico antes de comenzar cualquier rutina de ejercicios.

Teoría de la reducción de un punto

Los publirreportajes te dan la falsa esperanza de que puedes perder peso en un área de tu cuerpo haciendo un ejercicio en particular. Los aparatos que trabajan los músculos abdominales, por ejemplo, comúnmente se anuncian para adelgazar tu cintura con el uso diario. Esta teoría, llamada reducción de un punto, es en realidad un mito, informa el American Council on Exercise. Si quieres perder peso en los muslos, es necesario realizar ejercicio cardiovascular, lo que reduce el peso en todo tu cuerpo. Correr es una forma de ejercicio cardiovascular, por lo que es eficaz en la fusión de la grasa del muslo.

Tiempo empleado en correr

Cada vez que se corre, quemas calorías y promueves muslos más delgados, pero hay que ser constante para obtener los mejores resultados. Para perder peso de manera eficaz, el American College of Sports Medicine recomienda de 60 a 90 minutos de actividad física cinco días a la semana. Si corres uno o dos días a la semana, tomas una semana de descanso, y repites este patrón, no quemarás tanta grasa del muslo. Puedes, sin embargo, dividir 60 a 90 minutos en dos o más sesiones; el ejercicio acumulado es tan beneficioso como un episodio único.

Incrementar el progreso

Correr a un ritmo moderado quema calorías de manera eficiente, y se puede llegar a tu objetivo de quemar la grasa del muslo, pero hay una manera de aumentar el progreso. El entrenamiento a intervalos es un método de ejercicio que consiste en intensas ráfagas de esfuerzo alternado con periodos más ligeros. Al correr, combina el alternar ir hacia atrás y hacia adelante el y trote ligero o bien caminar a paso ligero. De acuerdo con Mayo Cinic, el entrenamiento de intervalos quema más calorías que el entrenamiento en estado estacionario. El entrenamiento en intervalos también te hace quemar más calorías durante varias horas después de que hayas terminado de hacer ejercicio.

Metabolismo del músculo

Los muslos están formados por músculos grandes, los cuádriceps en la parte frontal y los tendones de la corva en la parte posterior. Cada vez que se corre, se construyen estos músculos, lo que provoca un aumento en tu metabolismo en reposo. Aunque este no es el mismo efecto que se obtendría de hacer sentadillas o estocadas, todavía ganas un poco de músculos, lo que puede contribuir a la quema de grasa, en los muslos y en otros lugares, mientras estás en reposo. Para aumentar la carga de trabajo en los muslos, corre cuesta arriba hacia adelante y hacia atrás.

Consideraciones

Una vez que te acostumbres a tu entrenamiento de correr, también debes revisar tu dieta. Si se quema una gran cantidad de calorías en la carretera y luego las pones de regreso en tu cuerpo por el placer de comer en una pizza de pepperoni, se cancelarás tu progreso. El mejor enfoque es quemar calorías con el ejercicio, reducir la ingesta de calorías y elegir los alimentos enteros nutritivos sobre las variedades procesadas. Consulta a tu médico antes de hacer cualquier cambio dietético dramático.

Más galerías de fotos



Escrito por kevin rail | Traducido por verónica sánchez fang