Correr con auriculares

Escrito por Kay Ireland | Traducido por Pau Epel
Mantén tus intrauriculares bien sujetos en tus oídos, consiguiendo el ajuste correcto.

Cuando sales a correr por las mañanas, no quieres preocuparte porque tus auriculares se caigan o te causen una infección. Aunque los auriculares son frecuentemente el tipo más cómodo de auriculares, también pueden ser engorrosos. A menos que tengan un ajuste perfecto, tus audífonos podrían caerse. Al asegurar que estén limpios y bien ajustados, podrás salir a correr hasta donde tu música te inspire.

Limpia tus auriculares antes de usarlos. Vas a sudar al correr, creando el ambiente cálido y húmedo perfecto para el crecimiento de bacterias en tus oídos, de acuerdo a FitSugar.com. Al limpiar tus auriculares con alcohol para frotar antes de usarlos, eliminarás los gérmenes y te asegurarás de tener unos dispositivos limpios y listos para tus ejercicios.

Compra auriculares que tengan cubiertas plásticas sobre los altavoces. Estas cubiertas están hechas de un gel que se moldea a la forma de tu oreja y tu canal auditivo. Así, asegurarás un mejor ajuste y tus auriculares serán menos propensos a caerse mientras corres.

Revisa la orientación de los auriculares. La mayoría de estos dispositivos tienen una "L" o una "R" impresas para indicar el oído al que corresponde cada audífono. Aunque esto podría parecer trivial, cada auricular tiene la forma justa para el oído indicado correspondiente.

Pasa el cable de tus auriculares por tu camiseta, sujetando tu reproductor de música a tus pantalones cortos. Cuando menos se mueva el cable, es menos probable que los audífonos se caigan. Al mantener el cable contra tu pecho, lo dejarás inmovilizado.

Utiliza una banda alrededor de tu cabeza y bajo tus orejas para sujetar los auriculares en su lugar. Esto no sólo mantendrá el sudor lejos de tus audífonos, también los fijará de forma segura en su lugar.

Compra un par de clips para orejas sobre tus auriculares. Sujétalos alrededor de tus orejas para fijarlos en su lugar, recomienda la revista Wired. Por aproximadamente US$10 (para 2010), podrás sujetar tus auriculares.