Correr con alergias

Para muchos corredores, la primavera y el verano son épocas bienvenidas del año. A medida que las temperaturas suben y el sol brilla, se crea el lienzo perfecto para correr al aire libre. Sin embargo, para aquellos que sufren de alergias, correr al aire libre puede sonar horrible. Afortunadamente, lograr una mejor comprensión de las alergias puede ayudar a prevenir que los síntomas molestos se produzcan durante la actividad.

Identificación

Como explica la Clínica Mayo, "las alergias se producen cuando el sistema inmunológico reacciona a una sustancia extraña, como el polen, el veneno de abeja o la caspa de las mascotas". Para las personas que sufren de alergias, el organismo cree que estas sustancias específicas son perjudiciales. Cuando las sustancias se introducen en el cuerpo, el sistema inmunológico reacciona e identifica esas sustancias como invasores extraños. Los síntomas de las alergias comunes incluyen congestión nasal, sibilancias, secreción nasal, estornudos, tos, picazón en los ojos o lagrimeo y picazón en la piel.

Causas

A pesar de que correr no es la causa directa de que estas alergias se produzcan, la actividad puede favorecer su desarrollo. Cuando se corre al aire libre, el cuerpo se enfrenta a una variedad de factores desencadenantes de la alergia, como el polen, la ambrosía y la hierba. Dado que estos alérgenos viajan a través del aire, son aspirados en el cuerpo con bastante rapidez durante la actividad, ya que la respiración se vuelve mucho más rápida y más profunda. Estos síntomas no sólo son molestos, sino que también son perjudiciales para tu seguridad.

Efectos

Si se deja sin tratar, una reacción alérgica puede convertirse en asma inducida por alergia. De acuerdo con un artículo de 2010 en HealthGuidance.org, la prevalencia de esta enfermedad ha aumentado considerablemente respecto a años anteriores. Cuando una persona con alergias se expone un alérgeno, el cuerpo libera histaminas para luchar contra los invasores. En el caso del asma inducida por alergia, la histamina se desplaza a las vías respiratorias y los pulmones, lo que provoca la inflamación y la irritación. Cuando esta inflamación se desarrolla, respirar se vuelve cada vez más difícil para la persona.

Prevención / Solución

Utiliza tu periódico local o servicio meteorológico para comprobar los niveles de polen actuales para el día. Si es posible, planea tu carrera alrededor de los momentos con los niveles más bajos. Mientras corres, usa gafas de sol para evitar que los alérgenos entren en los ojos. Si es posible, evita correr en un parque o en un sendero natural, donde los alérgenos de seguro serán altos. Después de la carrera, una ducha inmediata ayudará a eliminarlos del cuerpo. Además, un medicamento antihistamínico normalmente se puede tomar antes de emprender una carrera al aire libre para ayudar a aliviar los síntomas de la alergia. Un inhalador o nebulizador también puede ser necesario para los que sufren de asma inducida por alergia.

Consideraciones

En algunos casos raros, la reacción alérgica puede estar directamente relacionada a la carrera. Esta condición, conocida como el asma inducida por el ejercicio, puede causar síntomas similares a los de una reacción alérgica regular. A los pocos minutos de actividad, las personas con esta condición pueden experimentar picazón o hinchazón en los ojos, la garganta y los labios. En casos severos, la enfermedad también puede causar desmayos, vómitos y dificultad respiratoria grave.

Más galerías de fotos



Escrito por krista sheehan | Traducido por natalia pérez