¿Correr 20 minutos al día quema grasas?

Correr es un ejercicio de pérdida de peso popular pero, a menos que sepas por cuánto tiempo correr y a qué intensidad, podrías no ver un cambio en la balanza. Veinte minutos corriendo quemará grasa pero deberás calcular tus necesidades diarias de ejercicio para llegar a tus objetivos de pérdida de peso.

Quemar grasas

Cualquier ejercicio que hagas, desde caminar lentamente a correr lo más rápido que puedas, quemará calorías. De acuerdo con el contador de calorías por actividad física del American Council of Exercise, una persona de 150 libras quemará aproximadamente 181 calorías corriendo a un ritmo de 5 mph por 20 minutos. Tu cuerpo prefiere quemar calorías en la forma de carbohidratos pero una vez que te quedes sin carbohidratos disponibles, quemará grasas. Si te privas de los carbohidratos, tus 181 calorías quemadas serán pérdida de grasa.

Perder pulgadas

Si bien 181 calorías podrían parecer una quema calórica significante, deberás quemar 3,500 calorías para perder una libra de grasa. Si estás buscando perder una libra de grasa por semana, deberás quemar 500 calorías por día. Esto significa que tendrás que correr casi una hora a un ritmo de 5 mph. Puedes también incrementar la intensidad de tu corrida para quemar calorías más rápidamente. Correr a un ritmo de 8 mph, quemarás 306 calorías en 20 minutos.

Introducir intervalos

Si quieres tener obtener lo mejor por tu inversión, intenta un entrenamiento de intervalos de alta intensidad, HIIT, por 20 minutos. HIIT consiste de ejercicios de alta intensidad, como correr, seguido de intervalos más largos de recuperación activa, como caminar. Un estudio publicado en el número del 2011 del "Journal of Obesity" notó que el entrenamiento de intervalos es más efectivo reduciendo grasa corporal que otros tipos de ejercicios. Otro beneficio del entrenamiento de alta intensidad es que causa ejercicio después de la quema, un efecto fisiológico que hace que tu cuerpo siga quemando calorías por hasta 48 horas después de haber terminado tu entrenamiento.

Consideraciones

Siempre comienza y finaliza tu corrida con un calentamiento y enfriamiento, como un trote ligero. El calentamiento aumentará tu flujo sanguíneo y preparará tus músculos para el trabajo que tendrá que hacer. El enfriamiento volverá lentamente tu frecuencia cardíaca a su estado antes del ejercicio. Estira tus músculos después del enfriamiento para reducir lesiones musculares. Deja de correr inmediatamente si sientes dolores o tirantez repentinos. Correr con intervalos de alta intensidad no es para todos. Habla con tu médico antes de embarcarte en una actividad vigorosa.

Más galerías de fotos



Escrito por kevin charles | Traducido por paula ximena cassiraga