Cómo corregir la pronación al correr

La pronación se refiere al grado de rotación hacia el interior que produce el pie al golpear el suelo. Como corredor, es posible que tengas un nivel ideal de pronación, puedes rotar de más o rotar de menos, esto último conocido como supinación. Un grado ideal de pronación implica un ligero movimiento de tu tobillo hacia el interior en el momento en que el pie impacta el suelo. La sobre pronación implica una rotación demasiado hacia adentro; la supinación implica un movimiento de balanceo hacia el exterior. Dependiendo de qué condición tienes, hay medidas que puedes tomar para corregir el problema mientras corres.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Determina si tienes sobre pronación o supinación, o si tienes pronación neutra. Puedes realizar una prueba sencilla en casa para resolver esto. Descalzo, mójate los pies y luego da un paso firme en una bolsa de papel marrón en el suelo. El objetivo es acabar con tu huella húmeda en la bolsa.

  2. Mira tu huella húmeda en la bolsa. Si el área donde el arco de tu pie presionó la bolsa está visiblemente húmeda, tienes sobre pronación. Si tu huella húmeda tiene poca o ninguna zona del arco, tienes supinación. Entre la población general, y entre los corredores, la supinación es menos común que la pronación.

  3. Compra calzado deportivo diseñado para el tipo de pronación que tienes. La sobre pronación leve se suele corregir con zapatillas especialmente diseñadas. La sobre pronación severa puede requerir zapatos de control de movimiento que obliguen el pie a seguir un camino más neutral. Los corredores con supinación suelen beneficiarse con zapatos neutros.

  4. Cuando corras con el calzado que has elegido como el más apropiado para tu tipo y grado de pronación, presta atención a la posición de tus pies durante cada paso. Evalúa si aún tienes pronación, tu objetivo es corregir la posición del pie si es necesario.

Más galerías de fotos



Escrito por jae allen | Traducido por sofia loffreda