¿Cómo puedo corregir el equilibrio de sodio y potasio en el cuerpo?

Sólo unos pocos cambios en tu dieta pueden hacer una gran diferencia en el equilibrio de sodio y potasio en tu cuerpo, de acuerdo con la Harvard School of Public Health. Dado que ambos minerales regulan las funciones vitales, como los latidos del corazón, asegúrate de consultar a tu médico si tienes algún problema de salud relacionado con tu ingesta de sodio y potasio. De lo contrario, da el primer paso para corregir tu consumo dándole seguimiento a la cantidad que comes cada día

Determina tu ingesta

Antes de realizar cualquier cambio en tu dieta, determina la cantidad de sodio y de potasio que consumes en un día. Anota todos los alimentos que comes durante varios días. A continuación, utiliza la etiqueta de información nutricional o la base de datos del U.S. Department of Agriculture para determinar la cantidad de sodio y potasio de cada artículo. Si la parte que comes es diferente del tamaño de la porción en la etiqueta de información nutricional, ajusta la cantidad de nutrientes en función de esto. Compara la cantidad que consumes a las ingestas diarias recomendadas, 1.500 miligramos de sodio y 4.700 miligramos de potasio, para ver si es necesario aumentar o disminuir tu ingesta.

Ajusta tu potasio

No tienes que preocuparte por el consumo excesivo de potasio a través de los alimentos, pero puedes acumular a niveles peligrosos si tomas dosis altas de suplementos, de acuerdo con el Linus Pauling Institute. La mayoría de los suplementos contienen no más de 99 miligramos por porción ya que las dosis más altas deben ser controladas por tu médico. Añade alimentos ricos en potasio a tu dieta para aumentar tu consumo o reduce tu consumo de alimentos bajos en potasio, que tienen menos de 250 miligramos de potasio por porción. Las fuentes altas de potasio son las nueces (nuts), plátanos (bananas), naranjas, brócoli, las verduras, las papas y los tomates. Las manzanas, los arándanos (blueberries), la col (cabbage), la coliflor (cauliflower), calabacín, guisantes (green peas) y pimientos dulces (sweet peppers) son ejemplos de reemplazos saludables, bajos en potasio.

Vigila el sodio

Alrededor del 90 por ciento del sodio en una dieta típica ya está en dentro de la comida en el momento de la compra, si se trata de una tienda de comestibles o de un restaurante, de acuerdo con un informe de Centers for Disease Control and Prevention. Si necesitas recortar el consumo de sodio, elige marcas de bajo contenido en la tienda de comestibles, limita tus comidas en restaurantes y aumenta la cantidad de alimentos frescos en tu dieta, como frutas, verduras, pollo, pescado y carne magra. Estos alimentos son naturalmente bajos en sodio y si se cocinan en casa, evitas el sodio agregado durante el procesamiento y puedes controlar la cantidad utilizada durante la cocción.

Impacto en tu salud

La mayoría de los estadounidenses consumen más sodio que el consumo máximo tolerable de 2.300 miligramos, sin embargo, sólo reciben la mitad de su dieta diaria recomendada de potasio, de acuerdo con informes de la "American Journal of Clinical Nutrition" y el Food Surveys Research Group. El consumo excesivo de sodio aumenta la presión arterial. El potasio contrarresta el impacto de los altos niveles de sodio reduciendo la presión arterial. También necesitas la cantidad correcta de ambos minerales para mantener tus nervios y músculos funcionando, incluyendo los latidos del corazón. Un desequilibrio de potasio y de sodio puede aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular y accidente cerebrovascular, según Centers for Disease Control and Prevention.

Más galerías de fotos



Escrito por sandi busch | Traducido por gabriela nungaray