Cómo corregir la conducta rebelde en un niño

El comportamiento rebelde de un niño puede abrir una brecha en la relación entre tú y tu hijo. Puedes pensar que la mano dura y estricta es la mejor manera de detener el comportamiento rebelde en sus comienzos, pero sólo podría servir para hacer que tu hijo se rebele más duro contra las reglas y pautas estipuladas. Cultivar una relación abierta con tu hijo en la que se sienta lo suficientemente seguro para compartir sus sentimientos contigo y respetar su posición como padre es la mejor manera de corregir el comportamiento rebelde de un hijo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Entiende por qué tu hijo se rebela y de qué se trata su rebeldía. Algunos tipos de rebeldía son más infantiles y a menudo son usados por los niños más pequeños. En la rebelión infantil, tu hijo pequeño sólo está poniendo a prueba tus límites, nota la Open Door Presbiterian Church. La rebeldía intencional es más a menudo practicada por niños mayores y adolescentes que la toman como un punto para rebelarse en contra tuya. Esta última debe ser tomada más en serio, ya que el primero es más bien un problema de desarrollo y carácter.

  2. Evita tomar el comportamiento en forma personal. Recuerda que cuando tu hijo se rebela, él está a menudo buscando una reacción. Gritar, practicar el tratamiento del silencio, volverte iracundo o perder la calma sólo muestra a tu hijo que está bien expresarse de una manera agresiva, señala EmpoweringParents.com. Mantén la calma y observa la situación como lo haría un interlocutor externo; de lo contrario corres el riesgo de convertir la situación en una lucha de poder.

  3. Deja que las consecuencias naturales se produzcan por el comportamiento rebelde de tu hijo. Si él está contestando a los profesores en la escuela o perdiendo clases, en lugar de tratar de hacer las cosas más fáciles, deja que sobrevenga la detención o el riesgo de suspensión. Es una buena oportunidad para conocer las consecuencias de la falta de respeto, y tu hijo puede aprender verdaderamente lo que ocurrirá si continúa su comportamiento rebelde.

  4. Ofrece refuerzos positivos cuando puedas. Es demasiado fácil buscar lo negativo en tu hijo cuando está siendo rebelde, y lo que es más, esa es la reacción que él espera obtener. En su lugar, enfócate en el estímulo positivo y ofrécelo cuando hace algo deseable, no importa lo pequeña que pueda ser la acción. Dale las gracias por ser amable con su hermana o por llegar a casa antes de la hora estipulada. Cuando te centras más en los aspectos positivos que en los negativos, él va a reformar lentamente su comportamiento para cosechar aún más estímulos.

  5. Sé razonable, insta TeenHelp.com. El castigo debe ser proporcional a la falta, y las expectativas deben ser totalmente expuestas antes de tratar de reformar a tu hijo. Si el niño no entiende tus expectativas, difícilmente se lo puede hacer responsable por rebelarse. Elige reglas naturales que sean seguidas por consecuencias razonables para las acciones y sé coherente en tu uso de la disciplina y las consecuencias para que no haya ninguna duda en cuanto a lo que esperas de tu hijo.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por mar bradshaw