¿La CoQ10 ayuda a metabolizar los carbohidratos?

La coenzima Q10, a menudo abreviada CoQ10, es un compuesto que se encuentra en todas las células, ya que se necesita para generar energía. La CoQ10 no está involucrada directamente en la digestión o transformación de los carbohidratos de la dieta en glucosa, pero se necesita para metabolizar o quemar la glucosa y los ácidos grasos para obtener energía, sobre todo en el tejido muscular. Tu cuerpo produce CoQ10, y se encuentra en abundancia en los alimentos de origen animal, como las vísceras, el pescado y el pollo.

CoQ10

La CoQ10, también llamada ubiquinona, es una sustancia similar a las vitaminas que se encuentra principalmente en las mitocondrias de todas las células. Las mitocondrias son orgánulos que actúan como "plantas de energía" de las células, ya que producen una molécula de energía llamada adenosin trifosfato o ATP. El ATP se puede utilizar inmediatamente para alimentar las funciones de las células o se almacena para su uso posterior. Los niveles más altos de CoQ10 se encuentran en los tejidos que son más activos, como el corazón, músculos esqueléticos y el hígado. La producción de CoQ10 en el cuerpo disminuye con la edad, a veces hasta en un 80 por ciento durante toda la vida. Los aminoácidos tirosina y fenilalanina, así como la vitamina B-6, son esenciales para la producción de CoQ10. Crónicamente, los niveles bajos de CoQ10 se asocian con la enfermedad cardíaca congestiva, deterioro de vasos sanguíneos, reducción de la respuesta inmune y debilidad muscular severa.

Producción de ATP

Dentro de la mitocondria, la glucosa --que es la forma más básica de los hidratos de carbono-- y los ácidos grasos se convierten en ATP en un proceso llamado cadena de transporte de electrones. La CoQ10 reside en la membrana mitocondrial interna, y es esencial, ya que acepta electrones generados durante el metabolismo de la glucosa y de ácidos grasos y luego los transfiere a diversas enzimas que actúan como aceptores de electrones. La CoQ10 también transfiere protones fuera de la membrana mitocondrial interna, que crea un gradiente de protones que se usa para sintetizar ATP. Alrededor del 95 por ciento de la energía del cuerpo se genera en este proceso, de modo que la CoQ10 es esencial para prácticamente todas las funciones.

Actividad antioxidante

La CoQ10 es también un antioxidante capaz de eliminar los radicales libres dañinos y proteger los tejidos, especialmente los vasos sanguíneos, de los daños y el envejecimiento prematuro. La presencia de la CoQ10 también ayuda a prevenir el agotamiento de las enzimas antioxidantes potentes, tales como la superóxido dismutasa y la glutatión peroxidasa, que son importantes para la inmunidad fuerte y puede desempeñar un papel clave en la prevención del cáncer.

Suplementación

La CoQ10 se puede obtener comúnmente sin receta médica como suplemento dietético en Estados Unidos, aunque debes consultar a tu médico antes de tomarla. Las dosis diarias para los adultos suelen oscilar entre aproximadamente 30 a 100 miligramos, lo que es significativamente más alto que lo que la mayoría de los estadounidenses consumen cada día de los alimentos. Bajo supervisión médica, dosis de hasta 3.000 mg al día se utilizan para tratar la enfermedad de Parkinson. La CoQ10 es soluble en grasa y se absorbe mejor con los alimentos grasos.

Más galerías de fotos



Escrito por sirah dubois | Traducido por ana laura nafarrate