Cómo convivir con padres de edad avanzada

La edad de tus padres, sumada al estrés de tu vida diaria, puede ser difícil de manejar. Cuando tus padres de edad avanzada no quieren recibir tu ayuda o son desagradecidos, puedes cuestionar el esfuerzo que estás haciendo por ellos. Sin embargo, el cariño, la comprensión y la habilidad de dar un paso atrás y cuidar de ti mismo puede mejorar significativamente la relación.

Manejar la demencia

Un informe especial del Postgrado de Medicina del 2005 publicado por UC Davids “El tratamiento de la demencia y sus alteraciones”, señala que la demencia daña el tejido cerebral y provoca un grave déficit en la capacidad de pensar y la memoria. Es especialmente común en adultos mayores de 85 años. Un padre que sufre de demencia puede ser completamente incapaz de expresar gratitud o afecto. Los adultos con demencia con frecuencia pierden el interés en actividades que disfrutaban hacer anteriormente y no pueden retener nueva información. Sé comprensivo cuando trates con un padre que está experimentando demencia. Si tu padre arremete contra ti porque nunca lo llamas es porque probablemente no puede recordar la conversación que tuvieron el día anterior.

Actividades y comunicación

Si ves a tus padres frecuentemente y sufren de demencia trata algunas de las sugerencias de UC Davis que te ayudarán a ti y a tus padres a sobrellevar esta condición. Crea una rutina de actividades sencillas y que les guste realizar, tales como escuchar música, cocinar o ver televisión. Usa la distracción como una ventaja: si tus padres dicen o hacen algo que te moleste, cambia el tema, ofrece un cambio de actividad o sugiere que salgan a caminar. Si te ves envuelto en una discusión desvía la atención hacia los sentimientos. Puedes reconocer por la manera en que se expresa tu padre si está enojado o triste y darle la seguridad de que vas a estar ahí para ayudarlo puede ser suficiente para evitar una pelea. Si tus padres no sufren de demencia, debes preguntarles cuáles son sus necesidades y sus miedos y luego escucharlos sin juzgarlos, según un artículo de Texas A&M; adaptado de una investigación de la Universidad de Missouri-Columbia titulada “Construyendo relaciones positivas” realizada por Lou Isbell, una especialista estatal en desarrollo infantil y familiar, y la especialista en gerontología Vicki Schmall. Trabaja en los problemas no resueltos de la infancia con la ayuda de un mediador y deja en claro que quieres establecer una relación nueva y sana.

Hazte más fuerte

A veces la clave para convivir con padres difíciles es mejorar tus técnicas de manejo del estrés y afrontar las situaciones. Únete a un grupo de apoyo para ver cómo las otras personas que están en tu misma situación hacen frente a esta circunstancia o visita a un terapeuta o a un pastor. Identifica cuándo y por qué te sientes frustrado con el comportamiento de tus padres. Saber los momentos cuando te puedas sentir estresado te puede dar la ayuda que necesitas para respirar profundamente y responder racionalmente en lugar de perder la paciencia.

Buscar ayuda externa

Ya sea que cuides a tus padres diariamente o rara vez los veas, tu tranquilidad se verá afectada si sientes que estás solo en esto. Carolyn Rosenblatt, una experta en envejecimiento de Forbes.com, advierte en su obra “5 consejos exitosos para manejar a padres ancianos” que no debes sacrificar tu salud mental para complacer a tus padres. Si una responsabilidad en específico se vuelve muy frustrante para ti, puedes delegarla a un hermano, amigo o un cuidador profesional. Limitar la cantidad de tiempo que pasas “al servicio” de tus padres puede ayudarte a disfrutar más otras actividades que pasen haciendo juntos. También Barry J. Jacobs, doctor en psicología, en su artículo AARP “Cuando los padres de edad avanzada no quieren recibir ayuda” dice que si tu padre es reacio a aceptar ayuda puedes replantearle la idea de una manera diferente. Por ejemplo contratar a alguien para que cocine la comida para tu padre que es aficionado a la lectura le dará más tiempo libre para leer.

Más galerías de fotos



Escrito por a. low | Traducido por pattricia patino