¿Cuándo se convierte en grasa la glucosa?

A pesar del hecho de que el consumo de una rosquilla de jalea parece depositar la grasa directamente sobre las caderas, convertir el azúcar en grasa es en realidad un proceso químico relativamente complejo. La conversión de azúcar al almacenamiento de grasa depende no sólo del tipo de alimentos que comes, sino de la cantidad de energía que el cuerpo necesita en el momento de comerla.

Ácidos grasos

Tu cuerpo convierte el exceso de glucosa en la dieta en grasa a través del proceso de síntesis de ácidos grasos. Los ácidos grasos son necesarios para que tu cuerpo funcione correctamente, jugando papeles particularmente importantes en el funcionamiento adecuado del cerebro. Hay dos tipos de ácidos grasos: los ácidos grasos esenciales y los ácidos grasos no esenciales. Los ácidos grasos esenciales se refieren a los ácidos grasos que debes comer en tu dieta ya que tu cuerpo no puede producirlos. Los ácidos grasos esenciales son producidos a través del proceso de síntesis de ácidos grasos.

Síntesis de ácidos grasos

Los ácidos grasos son compuestos largos y orgánicos que tienen un grupo ácido en un extremo y un grupo metilo en el otro extremo. La ubicación de su primer enlace doble dicta si se encuentran en los ácidos grasos omega 3, 6, 9 o en la familia del ácido graso. La síntesis de ácidos grasos tiene lugar en el citoplasma de las células y requiere un poco de entrada de energía. En otras palabras, tu cuerpo realmente tiene que gastar algo de energía con el fin de almacenar la grasa.

Conversión de la glucosa

La glucosa es una molécula de azúcar de seis carbonos. Tu cuerpo convierte primero esta molécula en dos moléculas de piruvato de tres carbonos a través del proceso de glicólisis y después en acetil CoA. Cuando tu cuerpo necesita energía inmediata, el acetil CoA entra en el ciclo del ácido cítrico creando moléculas de energía en forma de ATP. Cuando la ingesta de glucosa excede las necesidades de energía de tu cuerpo (por ejemplo, te comes un helado y luego te relajas en el sofá durante cinco horas), este no tiene necesidad de crear más moléculas de energía. Por lo tanto, el acetil CoA inicia el proceso de síntesis de ácidos grasos convertiéndose en triglicéridos que se almacenan en los tejidos grasos del cuerpo. Estos triglicéridos se almacenan en moléculas de energía que pueden descomponerse más tarde para darte la energía que necesitas, por ejemplo, levantarte del sofá e ir a montar bicicleta.

Regulación de la síntesis de ácidos grasos

La síntesis de ácidos grasos se ve influenciada por los alimentos que comes y las hormonas que liberas. Cuando los niveles de glucosa en la sangre son altos, como por ejemplo después de una comida azucarada, el cuerpo libera insulina. Esta estimula la formación del ácido graso sintasa, una enzima que aumenta el almacenamiento de grasa. Por otro lado, los ácidos grasos poliinsaturados disminuyen la formación de la enzima sintasa de ácidos grasos, lo que implica que el consumo de alimentos que contienen grasas poliinsaturadas puede no conducir a un almacenamiento de grasa mucho mayor que comer alimentos azucarados. Además, cuando las células de grasa aumentan su almacenamiento de esta, se produce una molécula llamada leptina. Esta conduce a la disminución de la ingesta de alimentos, el aumento de gasto de energía, así como a la inhibición de la síntesis de ácidos grasos.

Lipólisis

La grasa se descompone a través del proceso de lipólisis y la beta-oxidación. Estas reacciones se producen en las mitocondrias o en los almacenes de energía de las células. El proceso es cíclico; dos carbonos se eliminan de la cadena de ácido graso larga por vuelta del ciclo, formando acetil CoA. En este punto, el acetil CoA entra en el ciclo del ácido cítrico para producir energía en forma de ATP. Este proceso utiliza las moléculas de glucosa de vía idéntica usadas después de la glucólisis cuando se dirigían a hacer energía para la célula en lugar de ser almacenadas en forma de grasa.

Más galerías de fotos



Escrito por robin wasserman | Traducido por maría j. caballero