Cómo convertirse en un mejor defensor de fútbol

Escrito por timothy onkst | Traducido por mariano abrach
Los defensores tratan de evitar que el otro equipo marque.

El fútbol por naturaleza es un deporte de pocos goles que implica largas batallas por la pelota y la posición en el campo. Estos pocos goles hacen a los defensores muy importantes para el éxito de un equipo de fútbol. Jugar en la defensa no es el trabajo más glamoroso y los defensores raramente marcan o llegan a los titulares, pero a menudo son la diferencia entre ganar y perder. Enfocándose en los fundamentos y aprendiendo algunos trucos del oficio, puedes convertirte en un mejor defensor de fútbol.

Estudia grabaciones e imágenes de jugadores ofensivos para hacerte una idea de cuáles movimientos verás. Incluso si la grabación está tomada de ligas profesionales y no de alguien que enfrentarás en la vida real, puedes ver mejor cómo frenar y detener a un jugador ofensivo y luego implementar estas estrategias.

Mira la pelota y a la cintura de tu oponente para saber dónde irá en todo momento. Enfocándote en la pelota y su cintura, no serás engañado por ningún movimiento engañoso o regates que te hagan vacilar que él pueda usar.

Inclínate para cortar la ofensiva y mantenerte en frente de tu oponente. Inclinarte significa que corres a un punto para cortar la pelota en lugar de perseguir al jugador en una línea recta, mientras te posicionas a ti mismo entre tu oponente y el arco en todo momento.

Mantén el equilibrio, mantente en pie y aprende a jugar a diferentes velocidades. La US Youth Soccer señala que mantener el equilibrio y aprender a frenar tras una carrera son partes importantes de detener la pelota. Teach PE agrega que mantenerte en pie y usar agresión controlada mientras tratas de hacer entradas es importante. Hacer entradas refiere a robar o quitar la pelota de tu oponente. Dejar tu pie o ser muy agresivo puede darle un camino claro hacia el arco.