Cómo convertirse en un mejor ala defensiva

La posición de ala defensiva en el fútbol es la posición más flexible en la línea defensiva. Para convertirse en un ala defensiva dominante debes tener la agilidad y la rapidez de un apoyador externo, mientras que debes poseer la fuerza de un liniero interior. Algunas funciones claves de un ala defensiva son contener las avanzadas ofensivas por los laterales y, lo más importante, presionar al pasador desde el borde de la defensa. Mientras que la capacidad natural juega un papel clave en ser un buen ala defensiva, una técnica sólida y una pasión incansable para el entrenamiento de alta intensidad te convertirán en un defensor de élite.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Desarrolla una buena posición que te permita mantenerte bajo y explotar sin la pelota. La posición de cada jugador es ligeramente diferente por el tipo de cuerpo de cada uno, pero el aspecto más importante es que te sientas cómodo. Una postura básica de un ala defensiva es una postura de tres puntos. La mano cercana debe estar en el suelo cerca del jugador que estás atacando. La mano fuera del suelo debe estar en puño y lista para lanzarse al atacante. Los pies deben estar separados por la distancia de los hombros, con el pie del lado de la mano que está en el suelo retrasado, tambaleando ligeramente. La espalda debe estar un poco más alto que tus hombros, y tu primer paso será un paso fuerte de 6 pulgadas. Practica esta postura y la carga a través del campo de juego.

  2. Saquea al mariscal de campo mediante el desarrollo de una postura de presión al pasador. Esta postura tiene los mismos componentes de una postura de carrera con ligeras diferencias. Esta postura debería ser utilizada en situaciones obvias de presión al pasador. Tus pies estarán espaciados más estrechamente que en posición de carrera, debería parecer más una postura de pista. La mano de fuera del suelo ya no va en puño, sino directamente contra el costado del cuerpo. La espalda debe estar más alta, lo que hace que tu peso caiga hacia adelante y te permite avanzar mejor por el campo. El primer paso ya no es un paso de 6 pulgadas sino un paso largo diseñado para cerrar la distancia y cubrir el terreno entre tú y el liniero ofensivo. Practica esta postura y la carga a través del campo.

  3. Practica y perfecciona las habilidades esenciales para fines defensivos mediante la realización de ejercicios de bolsa. Practica el ejercicio de disparar las manos, que se centra en la velocidad de manos, la colocación de las manos y en girar las caderas. Pide a un amigo que sostenga un escudo de fútbol. Déjate caer de rodillas, roda tus caderas hacia delante y disparar las manos violentamente hacia el escudo. Mantén tu pulgar hacia arriba y agarra la parte interior de la bolsa. Mantén esa posición con las caderas hacia adelante y tus brazos bloqueados durante dos o tres segundos. Esto te permitirá identificar problemas relacionados con la técnica y desarrollar la memoria muscular.

  4. Realiza ejercicios de agilidad durante tus entrenamientos para mejorar tu rapidez y movimiento lateral. Cambiar de dirección, acelerar y la desacelerar rápidamente son características de un buen defensa. Algunos ejercicios que mejorarán el trabajo de tus pies son el repiqueteo corto, los ejercicios de agilidad con escalera, el repiqueteo en el lugar y los ejercicios profesionales de agilidad.

  5. Levanta pesas para desarrollar fuerza y ​​tamaño. Te enfrentarás a tackles ofensivos que pueden ser más grandes que tú. El uso de un programa de entrenamiento con pesas estilo olímpico que haga hincapié en ejercicios de levantamiento de pesas como caída limpia, sentadillas, prensa de empuje y banco; desarrollará los músculos que necesitas para triunfar.

Consejos y advertencias

  • En todos los ejercicios, prácticas y partidos, ve a máxima velocidad.
  • Nunca te lances de cabeza durante los ejercicios, prácticas o partidos.
  • Consulta a un médico antes de realizar cualquier actividad agotadora.

Más galerías de fotos



Escrito por michael saunds | Traducido por florencia prieto